DIAN señala que contribución por valorización pagada por las personas naturales no es una deducción

El artículo 115 del estatuto tributario señala los “impuestos deducibles”, entre tanto el artículo 116 ibídem consagra los impuestos, regalías y “contribuciones” que son deducibles.

El artículo 116 ET consagra de forma expresa:

Art. 116. Deducción de impuestos, regalías y contribuciones pagados por los organismos descentralizados.

Los impuestos, regalías y contribuciones, que los organismos descentralizados deban pagar conforme a disposiciones vigentes a la Nación u otras entidades territoriales, serán deducibles de la renta bruta del respectivo contribuyente, siempre y cuando cumplan los requisitos que para su deducibilidad exigen las normas vigentes.

PAR 1. Las cuotas de afiliación pagadas a los gremios serán deducibles del impuesto de renta.

Observemos que la norma de forma genérica señala que la deducción por contribución opera sobre los organismos descentralizados, y no sobre un contribuyente cualquiera.

Ahora bien, bien podría una persona natural que si bien la deducción por contribución de valorización no está expresamente consagrada en el estatuto tributario, bien existe la posibilidad de tomarla como deducción en virtud del artículo 107 del estatuto tributario, como expensa necesaria.

Pues bien, al respecto la DIAN mediante oficio 009870 de  del 27 de abril de 2016 dispuso:

No obstante esta disposición, la doctrina y jurisprudencia sobre lo que conllevan los conceptos "de relación de causalidad", proporcionalidad y necesidad, en esta ocasión se hace necesario señalar que de conformidad con el artículo 67, de la norma ibídem los pagos por contribución de valorización, forman parte del costo del activo:

"ARTÍCULO 67. DETERMINACIÓN DEL COSTO DE LOS BIENES INMUEBLES. El costo de los bienes inmuebles que forman parte de las existencias está constituido por:

  1. El precio de adquisición.
  2. El costo de las construcciones y mejoras
  3. Las contribuciones pagadas por valorización del inmueble o inmuebles de que trate. (resaltado fuera del texto)

PARÁGRAFO 1o. Cuando en los negocios de parcelación, urbanización o construcción y venta de inmuebles, se realicen ventas antes de la terminación de las obras y se lleve contabilidad por el sistema de causación, puede constituirse con cargo a costos una provisión para obras de parcelación, urbanización o construcción, hasta por la cuantía que sea aprobada por la entidad competente del municipio en el cual se efectúe la obra.

Cuando las obras se adelanten en municipios que no exijan aprobación del respectivo presupuesto, la provisión se constituye con base en el presupuesto elaborado por ingeniero, arquitecto o constructor con licencia para ejercer.

El valor de las obras se carga a dicha provisión a medida que se realicen y a su terminación el saldo se lleva a ganancias y pérdidas para tratarse como renta gravable o pérdida deducible, según el caso".

Como se observa, la norma transcrita consagra de manera clara y expresa que el costo de los bienes inmuebles está constituido entre otros por "Las contribuciones pagadas por valorización del inmueble o inmuebles de que trate"; en ese sentido, debe entenderse que dicho pago forma parte del costo de éstos bienes; por lo que no es procedente entonces tomarlo como deducción en el impuesto sobre la renta, en los términos del artículo 107 del mismo Estatuto. (Resaltado fuera del texto)

Así las cosas, la contribución por valorización en virtud del artículo 67 del estatuto tributario constituye mayor valor del activo y no un gasto deducible. No obstante, se debe tener en cuenta, que en este caso específico estamos hablando de una persona natural.

¿Cambiaría usted de opinión si estuviésemos hablando de una constructora?

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.