Corte Constitucional requiere a las EPS para que den trato especial a personas en situación de discapacidad

De acuerdo con lo expresado por esa Corporación, los conos y bolardos ubicados en la vía pública frente a los centros de atención de usuarios de las EPS se constituyen en barreras físicas que vulnera la libertad de locomoción de las personas en situación de discapacidad. 

Una señora que padece esclerosis múltiple, acudió a la acción de tutela en procura de que se le tutelaran sus derechos de petición, a la salud, a la vida digna y a la libertad de locomoción,  los cuales, en su opinión, le estaban siendo vulnerados por Salud Total EPS con el consentimiento de la Superintendencia Nacional de Salud, al negarse la primera de ellas a prestarle los servicios de salud de manera oportuna y eficaz.

Según la afiliada, en tres oportunidades había presentados sus reclamos ante la EPS quejándose de que no se le estaba suministrando de manera continua e ininterrumpida el medicamento Fingolomond Ginleya, a pesar de que había radicado los documentos requeridos con más de 8 días de anticipación.

Señaló, así mismo, que el día 13 de junio de 2015 se presentó a Audifarma con el fin de solicitar la entrega de un medicamento, el cual le fue negado con la explicación de que su empleador se encontraba en mora con el pago del mes de marzo de 2015, situación que afirmó no ser cierta.

De la misma manera, relató la demandante en su escrito de tutela que en los centros de atención de Salud Total EPS hay muchas demoras, congestión, hacinamiento y largas filas, por lo que ha tenido que permanecer hasta medio día esperando cualquier trámite, situación que estima indignante teniendo en cuenta su estado de salud, ya que ni siquiera con turno prioritario la atención es rápida y ágil.

Por otra parte, comentó que Salud Total EPS, vulnera su derecho a transitar libremente por la vía pública debido a que, “a las afueras de sus centros de atención ponen conos y bolardos, los cuales impiden que el vehículo (taxi o particular) en el que se moviliza la deje en la entrada y la somete a levantar las piernas, situación que debido a su enfermedad es sumamente difícil.”

Terminó su escrito de demanda diciendo que ha presentado varios derechos de petición ante Salud Total EPS y la Superintendencia Nacional de Salud, requerimientos que no le han sido contestados, por lo que considera vulnerado también su derecho fundamental de petición.

La demanda fue resuelta por el juez en única instancia, toda vez que su decisión no fue apelada por ninguna de las partes.

Frente a las peticiones formuladas por la accionante, consideró el operador judicial que cuando se demora la práctica de un tratamiento o la entrega de un medicamento ordenado por el médico tratante se vulneran los derechos constitucionales invocados, razón por la cual concedió el amparo solicitado.

Ahora bien, sobre la  referencia que hizo la accionante en su demanda en el sentido de que la EPS Salud Total coloca en la vía pública y frente a sus distintos centros de atención a usuarios conos y bolardos, lo cual daba lugar a que los vehículos en los cuales se transportaba (particulares o taxis) debieran estacionar una o dos calles después, por lo que se veía sometida a caminar dicho trayecto y a levantar las piernas, situación que debido a su enfermedad se le dificultaba mucho,  el Juez manifestó que este tema escapaba a su órbita de decisión, por considerar que el mismo era de competencia de las autoridades administrativas.

La sentencia fue seleccionada por la Corte Constitucional para su revisión.

Al realizar el estudio correspondiente, la Corte encontró razonables y ajustados a derecho los argumentos elaborados por el juez para sustentar su sentencia, y por tanto compartió la decisión del fallador de amparar los derechos a la salud y a la vida digna de la accionante, los cuales halló claramente vulnerados por la EPS Salud Total. Sin embargo, la Corte se apartó de la consideración hecha por el titular del juzgado de que no estaba dentro de su competencia regular el tema de la ubicación de los conos y bolardos que al decir de la demandante impedían a los vehículos que la transportaban aproximarla a los puntos de atención de la EPS, y obrando en consecuencia revocó el respectivo numeral de la sentencia de tutela proferida por el Juzgado mediante la cual había negado el amparo del derecho fundamental a la libertad de locomoción, y en su lugar dispuso tutelarlo.

En su Sentencia señaló la Corte que el concepto de salud implica la normalidad orgánica en el cuerpo y no solamente se trata del acto de respirar. Y agregó: “… es por esta razón que, éste derecho se considera fundamental en sí mismo, ya que a través del goce efectivo del mismo, se garantiza que las personas ejerzan otras garantías constitucionales, luego es de vital importancia su protección. Ahora bien, tratándose de personas con enfermedades de gran impacto como lo es la esclerosis múltiple, dicha protección debe ser efectiva, ya que por el sólo hecho de la gravedad de la patología, su salud y, por tanto, su vida se ven constantemente amenazadas, esto quiere decir que, la prestación del servicio  de salud debe ser ágil y eficaz. Es por esta razón que esta Corporación ha dicho que la demora en la entrega de medicamentos y autorización de procedimientos vulnera los derechos a la salud, vida digna e integridad física, puesto que, la interrupción generada trae como consecuencia que se pierda la finalidad del tratamiento suscrito por el médico tratante y, por tanto, en estos casos la atención no es efectiva. 

Sobre los conos y bolardos que se ubican en la  vía pública frente a los centros de atención de usuarios de la EPS Salud Total, dijo la Corte que éstos se constituyen en barreras físicas que vulnera la libertad de locomoción.

Y en consecuencia, le ordenó a Salud Total EPS lo siguiente:

Que dentro de los 15 días siguientes a la notificación de la sentencia, disponga de una zona próxima a sus centros de atención de usuarios ubicados en la ciudad de Bogotá, la cual deberá estar debidamente señalizada y libre de obstáculos, con el fin de que los vehículos que transportan personas en situación de discapacidad, puedan estacionar mientras estos pacientes ingresan al establecimiento médico.

Que dentro del mismo término, identifique plenamente a sus usuarios en situación de discapacidad a través del carnet de afiliación, con el fin de que, puedan ser exhibidos a los trabajadores y de esta forma se garantice el acceso a las zonas de estacionamiento establecidas en la orden anterior, así como a tratos especiales que garanticen la agilidad y eficacia de los trámites requeridos.

Que dentro del mes siguiente a la notificación de la sentencia, capacite a sus trabajadores acerca del trato especial que debe brindarse a las personas en situación de discapacidad.

(Sentencia: T-5.188.224 – del  25 de febrero de 2016).

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. Jose Villa dice:

    Lo de la libre competencia para mejorar el servicio es pura carreta.
    Hace muchos años trabajé en la parte administrativa de una empresa lider en el mercado avícola. Como esta empresa era la que mandaba la parada, cada vez que decidía incrementar el precio del huevo, reunía a todas las empresas avícolas para ponerse de acuerdo y de esta manera aumentaban el precio de ese producto. La componenda es la que impera pero hacia el público se explota la importancia de la competencia.
    Esto mismo acontece con las EPS. Habiendo varias entidades de éstas, lo lógico sería ver buenos servicios debido a la competencia entre ellas. Pues sucede que no, impera es la componenda. No de otra manera se pueda explicar que TODAS las EPS presten tan pésimo servicio y que todas tengan en común las mismas falencias.
    Estas quejas que en este editorial se ilustran, valen por igual para todas las EPS, no se salva ni una sola. No hay competencia, SI HAY COMPONENDAS.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.