Costos y deducciones proceden en el año gravable en que se causen o se paguen según corresponda

Los costos y deducciones en que incurre un contribuyente se deben imputar en la declaración de renta del  el año en que se hayan causado o se hayan pagado efectivamente, según el contribuyente esté obligado o no a llevar contabilidad.

Hay casos particulares en que las ventas de un contribuyente se realizan en un periodo gravable posterior a aquel en el que se incurrieron en los costos y gastos necesarios para poner en condición de comercializar el bien o producto, como puede ser el caso de las constructoras, lo que ha llevado a que algunos contribuyentes consideren que sólo en aquel año en que se vendan sus bienes o productos deben imputar los costos asociados a este, lo cual es un error al tenor del artículo 104 del estatuto tributario:

Realización de las deducciones. Se entienden realizadas las deducciones legalmente aceptables, cuando se paguen efectivamente en dinero o en especie o cuando su exigibilidad termine por cualquier otro modo que equivalga legalmente a un pago.

Por consiguiente, las deducciones incurridas por anticipado sólo se deducen en el año o período gravable en que se causen.

Se exceptúan de la norma anterior las deducciones incurridas por contribuyentes que lleven contabilidad por el sistema de causación, las cuales se entienden realizadas en el año o período en que se causen, aún cuando no se hayan pagado todavía.

En el mismo sentido se refiere el artículo 58 del estatuto tributario respecto a los costos.

La norma es clara en que tratándose de contribuyentes obligados a llevar contabilidad,  las deducciones proceden en el periodo gravable en el cual han sido causadas o registradas en la contabilidad, y para quienes no lleven contabilidad, en el periodo gravable en que se han pagado efectivamente en dinero, lo que descarta que puedan incluirse en el periodo gravable en que se realice la venta, si esta  se realiza en un periodo posterior.

Este criterio fue confirmado por la sección cuarta del Consejo de estado en sentencia 18021 del 24 de enero de 2014 con ponencia del magistrado Hugo Fernando Bastidas:

El rechazo del costo de ventas se fundamentó en el hecho de que los costos se causaron en un periodo gravable distinto al del año 1999. Dado que la demandante no cuestiona ese hecho, sino que, por el contrario, alega que los costos los podía llevar en el periodo gravable en el que se surtiera la venta de los apartamentos que había construido, la Sala halla la razón a la DIAN por cuanto el artículo 104 E.T. es claro en cuanto prescribe que las deducciones legalmente aceptables se entienden realizadas cuando se paguen efectivamente en dinero o en especie o cuando su exigibilidad termine por cualquier otro modo que equivalga legalmente a un pago.

Esto tiene como efecto que en un año existan deducciones en exceso y una probable pérdida, y en otro año existan unos ingresos sobre los que no se le pueden imputar deducciones, generando una utilidad elevada, pero en conjunto el resultado será casi el mismo.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.