Crédito mercantil

El crédito mercantil constituye activo intangible de conformidad con el artículo 66 del Decreto Reglamentario 2649 de 1993 sobre normas de contabilidad. El costo histórico de los intangibles corresponde al monto de las erogaciones claramente identificables incurridas y que se debe reexpresar como consecuencia de la inflación. El ejercicio o explotación de los intangibles implica que se obtendrán beneficios económicos en varios períodos determinables, debiéndose amortizar para reconocer su contribución a la generación del ingreso. La amortización para efectos contables debe efectuarse de manera sistemática durante su vida útil, como lo estipula el mismo artículo 66 mencionado.

Crédito mercantil adquirido en general.
El crédito mercantil adquirido es el valor adicional pagado en la compra de un ente económico sobre el valor en libros o sobre el valor calculado o convenido de todos los activos netos comprados por reconocimiento de atributos especiales, tales como el buen nombre, personal idóneo, reputación de crédito privilegiado, prestigio por vender mejores productos y servicios y localización favorable, según la descripción de la cuenta 1605 del Plan Unico de Cuentas – PUC.

Crédito mercantil adquirido en la compra de acciones y aportes de interés social.
Las Superintendencias de Sociedades y de Valores en la Circular conjunta Nº 007 de 1997 definió el crédito mercantil adquirido como el monto adicional pagado sobre el valor en libros en la compra de acciones o cuotas partes de interés social de un ente económico activo, si el inversionista tiene o adquiere el control sobre el mismo, de acuerdo con lo establecido en los artículos 260 y 261 del Código de Comercio, modificados por los artículos 26 y 27 de la Ley 222 de 1995. En dicha Circular se establece que para reconocer el crédito mercantil adquirido, éste se debe registrar en el momento de la adquisición de las inversiones permanentes en las subordinadas, siempre y cuando se cumplan los supuestos básicos para utilizar el método de participación patrimonial, de acuerdo con la Circular conjunta Nos 013 y 009 de 1996 de ambas Superintendencias.
El crédito mercantil adquirido debe registrarse en la cuenta 1605 del Plan Unico de Cuentas – PUC.

Amortización del crédito mercantil adquirido.
Las Superintendencias de Sociedades y de Valores han determinado que la amortización del crédito mercantil adquirido por la compra de acciones o partes de interés social se haga en el tiempo de explotación del intangible que no puede ser superior a diez (10) años, de acuerdo con métodos de reconocido valor técnico. En general, los intangibles se deben amortizar de manera sistemática durante su vida útil, de conformidad con el artículo 66 del Decreto Reglamentario 2649 de 1993.
Los métodos de amortización de los intangibles, en general, son el de línea recta, unidades de producción y otros de reconocido valor técnico, de acuerdo con el artículo 66 del mismo Decreto Reglamentario 2649 de 1993.
La cuenta del PUC para la amortización es la 1698.

Contingencia de pérdida.
Al cierre del ejercicio se debe reconocer la contingencia de pérdida, ajustando y acelerando la amortización, según el artículo 66 del Decreto Reglamentario 2649 de 1993.

Aspectos tributarios del crédito mercantil adquirido.
El artículo 142 del Estatuto Tributario establece que es deducible la amortización de inversiones necesarias realizadas para los fines del negocio o actividad productora de renta. Las inversiones amortizables son los desembolsos efectuados o causados, susceptibles de demérito y que de acuerdo con la técnica contable se deben registrar como activos para su amortización en más de un año o período gravable. También es amortizable el costo de los intangibles susceptibles de demérito.
El artículo 279 del Estatuto Tributario establece que el valor patrimonial de los intangibles adquiridos a cualquier título corresponde al costo de adquisición menos la amortizaciones concedidas. Obviamente, el costo de adquisición y la amortización acumulada deben ajustarse por inflación, de acuerdo con el Título V del Libro I del Estatuto Tributario.

La amortización de los intangibles, de conformidad con el artículo 143 del Estatuto Tributario, debe ocurrir en un término no inferior a cinco (5) años, salvo que se demuestre que por la naturaleza o duración del negocio, la amortización deba hacerse en un plazo inferior. En el año en que se termine el negocio o actividad se pueden hacer los ajustes pertinentes a fin de amortizar la totalidad de la inversión. La norma tributaria no exige, para este caso específico de la amortización de los intangibles, que la amortización deba hacerse por línea recta, reducción de saldos u otro método de reconocido valor técnico, como sí lo exige para la amortización en el caso de aporte de bienes, obras, instalaciones u otros activos, en virtud de los contratos de concesión, riesgo compartido o “joint venture”.
Por lo tanto, el crédito mercantil adquirido, como activo intangible, es amortizable en un período no inferior a cinco (5) años, con el método que establezca el contribuyente; y tal amortización es deducible si la inversión es necesaria, realizada para los fines del negocio o actividad, susceptible de demérito, y que de acuerdo con la técnica contable deba registrarse como activo para su amortización en más de un (1) año o período gravable.

El costo de enajenación de los bienes incorporales adquiridos, para efectos tributarios, según el artículo 74 del Estatuto Tributario, tales como propiedad industrial y literaria, artística y científica, patentes de invención, marcas, good – will, derechos de autor u otros intangibles adquiridos a cualquier título, se determina por el costo de adquisición menos las amortizaciones concedidas, ajustados por inflación.

Crédito mercantil formado.
La Superintendencia de Valores en la Circular Externa Nº 003 de febrero 13 de 2002 prohibió a partir de la publicación, el registro contable del crédito mercantil formado internamente por el mismo ente económico. Por lo tanto, prohibió el registro contable del crédito mercantil producto de estimación de futuras ganancias en exceso de lo normal, o de la estimación de la valoración anticipada de la potencialidad del negocio. La Superintendencia de Valores dispuso de un plazo de cuatro (4) años para ajustar los estados financieros por quienes tengan en sus registros contables crédito mercantil formado; esto es, hasta el cierre del ejercicio económico de 2005.
Cabe advertir, sin embargo, que la cuenta 1605 del Plan Unico de Cuentas – PUC permite, también, según su descripción, el registro débito del valor del crédito mercantil formado por el ente económico mediante la estimación de las futuras ganancias en exceso de lo normal, así como de la valoración anticipada de la potencialidad del negocio; con crédito a la cuenta 3215 crédito mercantil, que es una cuenta de patrimonio.

El costo de enajenación de los bienes incorporales formados en las normas tributarias.
El artículo 75 del Estatuto Tributario establece que el costo de los bienes incorporales formados por el contribuyente concernientes a la propiedad industrial, literaria, artística y científica, patentes de invención, marcas, good – will, derechos de autor u otros intangibles, se presume constituido por el treinta por ciento (30%) del valor de la enajenación.

En tratándose del crédito mercantil formado, es obvio, que por constituir un intangible, le es aplicable este costo presunto al momento de la enajenación.

Autor: Humberto Frias Yepes

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. Juan José de la Rosa dice:

    Tengo duda si puedo contabilizar un crédito mercantil (activo intangible) generado internamente por experiencia en Mantenimiento de Ductos de una empresa.
    Según las normas NIF C-8 y las NIC -38 no se permite reconocerlo, salvo si es vendida la empresa o compartida la habilidad como fanquicia.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.