¿Cuál es el tope de ingresos para que un asalariado este obligado a declarar?

El artículo 329 del estatuto tributario al definir la clasificación de las personas naturales señala:

…”Se entiende por empleado, toda persona natural residente en el país cuyos ingresos provengan, en una proporción igualo superior a un ochenta por ciento (80%), de la prestación de servicios de manera personal o de la realización de una actividad económica por cuenta y riesgo del empleador o contratante, mediante una vinculación laboral o legal y reglamentaria o de cualquier otra naturaleza, independientemente de su denominación.

Los trabajadores que presten servicios personales mediante el ejercicio de profesiones liberales o que presten servicios técnicos que no requieran la utilización de materiales o insumas especializados o de maquinaria o equipo especializado, serán considerados dentro de la categoría de empleados, siempre que sus ingresos correspondan en un porcentaje igualo superior a (80%) al ejercicio de dichas actividades”…

Lo anterior, para distinguir, que ahora existe una categoría tributaria denominada “empleados”, dentro de los cuales se encuentran lo que anteriormente conocíamos como asalariados y sumado a esto lo que asimilamos como independientes.

Ahora bien, el decreto 2972 de 2013 al señalar el calendario de obligaciones  tributarias, en su artículo 7 dispone:

“Artículo 7°. CONTRIBUYENTES NO OBLIGADOS A PRESENTAR DECLARACIÓN DEL IMPUESTO SOBRE LA RENTA Y COMPLEMENTARIOS. No están obligados a presentar declaración del impuesto sobre la renta y complementarios por el año gravable 2013 los siguientes contribuyentes:

a) los empleados cuyos ingresos provengan, en una proporción igual o superior a un ochenta por ciento (80%), de la prestación de servicios de manera personal o de la realización de una actividad económica por cuenta y riesgo del empleador o contratante, mediante una vinculación laboral o legal y reglamentaria o de cualquier otra naturaleza, independientemente de su denominación. Serán considerados como empleados los trabajadores que presten servicios personales mediante el ejercicio de profesiones liberales o que presten servicios técnicos que no requieran la utilización de materiales o insumos especializados o de maquinaria o equipo especializado, siempre que sus ingresos correspondan en un porcentaje igualo superior a (80%) al ejercicio de dichas actividades, que no sean responsables del impuesto sobre las ventas del régimen común, siempre y cuando en relación con el año gravable 2013 se cumplan la totalidad de los siguientes requisitos adicionales:

1. Que el patrimonio bruto en el último día del año gravable 2013 no exceda de cuatro mil quinientas (4.500) UVT ($120.785.000).

2  Que los ingresos brutos sean inferiores a mil cuatrocientas (1.400) UVT ($37.577:000)…”

Nótese que en la primera parte del párrafo hace referencia a los “empleados” a modo genérico, mediante vinculación laboral. Pero seguidamente, hace referencia al grupo de personas que se asimilan a empleados, cuando señala “serán considerados”.
Pero ¿Por qué el énfasis en este aspecto? Simplemente una interpretación seria que los requisitos a que hace referencia ese artículo 7 en relación con los ingresos, es decir la condicionante de los 1.400 UVT, aplicaría únicamente en relación a esos “considerados” como empleados y no propiamente a los empleados con vinculación laboral.

Este argumento es perfectamente compatible cuando revisamos el artículo 1 del decreto 1070 de 2013 cuando establece las condiciones a certificarse ante el agente retenedor para ser clasificado como empleado. Precisamente el numeral 4 del artículo primero señala:

4.     Si sus ingresos totales en el año gravable inmediatamente anterior superaron cuatro mil setenta y tres (4.073) UVT.”

Recordemos que dichos requisitos no fueron modificados por el decreto 3032 de 2013, sino que contraria a estos, fueron añadidos dos requisitos adicionales.

Es decir que en concordancia con el decreto 1070 de 2013 y teniendo en cuenta lo expuesto, los asalariados, o mejor, lo empleados con relación laboral, legal y reglamentaria, mantienen la condición de los 4.073 UVT para estar obligado a declarar, entre tanto, que los que se asimilen a empleados y sean considerados como tal aplican los 1.400 UVT que dispone el artículo 7 del decreto 2972 de 2013.

Ahora bien, de la lectura del concepto 027623 de 2013 DIAN podría entenderse que esta interpretación no tendría aplicación, sin embargo, lastimosamente, el decreto 3032 de 2013 no consideró este punto. Por lo tanto la discusión con la administración tributaria seguirá y una vez más demostramos que el comunicado de la DIAN no fue suficiente para aclarar todas la dudas que tenemos respecto al decreto 2972 de 2013.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.