¿Cuándo conviene cambiar de empleo?

Para muchas personas, tener un trabajo en una empresa puede significar una de sus principales metas en la vida, pues creen que a través de este no solo pueden mejorar su situación económica sino que les brinda la posibilidad de ser incluidos y aceptados socialmente.

Muchos padres suelen inculcarle a sus pequeños hijos que deben capacitarse académicamente y desarrollar destrezas para ser un “gran empleado” y muchos crecen con la idea que ese es el propósito de su existencia y lo que le permitirá tener libertad e independencia, así  el tiempo le demuestre todo lo contrario, lo cierto es que es una creencia general que seguramente perdurará por muchos años.

Cuando los hijos deciden ser fieles a las recomendaciones de sus padres y logran tener el tan anhelado trabajo, se llenan de total satisfacción y alegría, creyendo que así será por mucho tiempo, sin embargo llegará el momento que la sonrisa se les borra de la cara y sienten que la rutina se apodera de ellos, entonces este será el instante preciso para preguntarse si es hora de buscar un nuevo trabajo.

Si está contemplando seriamente la posibilidad de buscar nuevas oportunidades laborales, antes debe detenerse a analizar su situación personal actual y la de la empresa para la cual está contratado, de presentársele  los siguientes casos, no dude en tomar la decisión.

  • Si la empresa está pasando por dificultades económicas y legales, lo cual hace que no se vislumbre un futuro prometedor y estable.
  • Si usted se encuentra ejerciendo durante años unas funciones y un cargo que no le gustan, las cuales desempeña solo por dinero, no porque le genere satisfacción.
  • Cuando haya mostrado reiteradamente su interés de ascenso a sus jefes y estos le hayan prometido mejores condiciones laborales y salariales, pero no lo han cumplido.
  • Cambios repentinos en la estructura de la organización que ocasione despidos frecuentes.
  • Si el trabajo que realiza le absorbe todo su tiempo incluso el que debe destinar para dedicarle a su familia.
  • Sentir que sus habilidades laborales son subutilizadas y poco valoradas.
  • Inconvenientes de convivencia con jefes y compañeros de trabajo, los cuales afecten directamente su desempeño laboral.
  • Afectación de la salud causada por estrés laboral.
  • Que el trabajo que está realizando no aporte para el logro de sus metas personales y profesionales.
  • Si la ideología y los principios éticos de la empresa están en contravía de los suyos.

Una vez esté convencido de cambiar de trabajo y que no haya sido una determinación basada en emociones o situaciones anímicas de momento, tenga en cuenta la importancia de hacer un proceso de desvinculación adecuado, esto implica presentar su carta de renuncia con un tiempo prudencial, aunque legalmente no sea necesario, sí aportará en la imagen que deje en esta organización, que a futuro puede ser fuente de buenas referencias de usted como empleado. Brinde el adecuado apoyo y asesoría a la persona que lo queda reemplazando en el cargo, no deje tareas pendientes por realizar y tenga la mejor actitud durante sus últimos días como trabajador de esa empresa, esto dejará un buen recuerdo de usted.

A la hora de iniciar la nueva búsqueda de ofertas laborales, no olvide escoger la que llene sus expectativas tanto salariales como profesionales, que contribuya a su crecimiento no solo académico sino personal, de esta manera usted será más productivo y exitoso.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.