Cuando el contribuyente no se presenta para notificarse personalmente a pesar de haber recibido la citación, procede la notificación por edicto

Hay notificaciones que la Dian debe realizar personalmente, y para ello, previamente debe enviar  al interesado  un aviso de notificación para que se presente a las oficinas de la Dian con el objeto de ser notificado personalmente, y si el contribuyente no se presenta, procede la notificación por edito, que actualmente se hace en  el portal de internet de la Dian.

Veamos lo que dice el artículo 565 del estatuto tributario en su inciso segundo:

“Las providencias que decidan recursos se notificarán personalmente, o por edicto si el contribuyente, responsable, agente retenedor o declarante, no compareciere dentro del término de los diez (10) días siguientes, contados a partir de la fecha de introducción al correo del aviso de citación. En este evento también procede la notificación electrónica.”

Frente a este tema se pronunció la sección cuarta del Consejo de estado en sentencia del 10 de mayo de 2012, expediente 18836, con ponencia de la magistrada Martha Teresa Briceño de Valencia:

“Así pues, la notificación de los actos que deciden recursos, inicialmente debe surtirse personalmente, para lo cual es necesario que la DIAN envíe por correo al administrado un aviso de citación. El contribuyente debe comparecer a notificarse del acto en el término de diez días, contado a partir de la fecha de introducción al correo. Si no lo hace, la decisión debe ser notificada por edicto. Igualmente, la notificación personal de los actos que resuelven los recursos sólo es obligatoria si, previa citación para que el interesado cumpla dicha diligencia, este comparece a notificarse, dentro del término previsto en el artículo en mención. En el caso concreto está probado que la DIAN envió los avisos de citación a las direcciones procesales informadas por la demandante y que esta las recibió. En consecuencia, debía acudir a la Entidad para notificarse personalmente de los actos que decidieron los recursos interpuestos por ella. Comoquiera que la demandante no compareció a notificarse personalmente de la decisión de los recursos, procedía la notificación por edicto, como lo hizo la DIAN en cumplimiento del artículo 565 del Estatuto Tributario. Lo anterior corrobora que la DIAN acató el debido proceso e interpretó correctamente los artículos 564 y 565 del Estatuto Tributario, pues, se insiste, debía notificar por edicto los actos que resolvieron los recursos de reconsideración. En ese orden de ideas, la DIAN no tenía la obligación de buscar otra dirección del contribuyente para enviarle los avisos de citación, pues, se repite, estos se enviaron a las direcciones procesales y fueron recibidos por la actora.”

Este aspecto es relevante por cuanto una notificación por edicto en el portal de la Dian, no garantiza de ninguna manera que el contribuyente llegue a conocer el acto administrativo, y se puede decir sin temor a exagerar, que sencillamente es imposible que ello suceda, por lo que llegar a ese punto debería ser evitado por el contribuyente.

La notificación por edicto es un último recurso con que cuenta la Dian para evitar que un proceso se estanque por la falta de notificación, o por la renuncia del contribuyente a notificarse, que en no pocas veces lo hace a propósito con el fin de dilatar el proceso.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.