Cuando hay un auto inadmisorio de la Dian se debe demandar tanto le auto inadmisorio como el recurso definitivo

Inicio » Impuestos. » (07 / 07 / 2011 )

Cuando la Dian profiere un auto que inadmite un recurso de reconsideración por parte del contribuyente, si este recurre a la vía contencioso administrativa, debe demandar tanto el auto inadmisorio como el acto definitivo, o sea el acto contra el cual se dirigía el recurso de reconsideración.

Supongamos un contribuyente al que le profieren una liquidación oficial de revisión. Contra esa liquidación el contribuyente puede interponer el recurso de reconsideración.

Ahora, si por alguna razón la Dian inadmite ese recurso de reconsideración, se agota la vía gubernativa.

Agotada la vía gubernativa, el contribuyente tiene como opción la vía contencioso administrativa, pero esta sólo es posible sí el contribuyente demuestra la ilegalidad del auto que inadmitió el recurso de reconsideración contra la liquidación de revisión.

Quiere decir esto que el contribuyente debe empezar por demandar la ilegalidad del auto inadmisorio, pero simultáneamente debe demandar el acto definitivo, que en este caso es la liquidación oficial de revisión, ya que si eventualmente el juez declara la ilegalidad del auto inadmisorio, procederá al siguiente paso, que es pronunciarse sobre la legalidad del acto definitivo u principal, que es la  liquidación de revisión, de allí que se requiera ser demandado, pues de otra forma el juez no se pronunciará sobre él.

Ahora,  mucho menos se puede demandar el acto definitivo y no el auto inadmisorio. Error que suele ser más frecuente.

Si se demanda el acto administrativo principal (liquidación de revisión) y no se demanda el auto inadmisorio, el juez no se pronunciará.

Al respecto, La sección cuarta, Consejo de estado, sentencia del 14 de junio de 2004, expediente 14589 ha dicho:

No sobra advertir que para que el juez administrativo se pronuncie sobre la legalidad del auto que inadmitió el recurso de reconsideración, y posteriormente pueda estudiar el fondo de las pretensiones de la parte actora, o declarar la ocurrencia del silencio positivo, se deben demandar tanto el acto definitivo como el auto inadmisorio del recurso.  En caso de que dicho auto no se acuse, continúa haciendo parte del ordenamiento jurídico y resulta de obligatorio cumplimiento para la Administración  y el contribuyente.

De otra parte, el artículo 138 del Código Contencioso Administrativo ordena demandar el acto definitivo y los que lo modifiquen o confirmen en la vía gubernativa. No obstante, aunque el auto que inadmite la reconsideración no resuelve el recurso administrativo, puesto que no modifica, confirma o revoca el acto definitivo, debe demandarse. Lo anterior, porque sólo así el juez administrativo puede resolver sobre su legalidad como requisito previo para analizar el fondo de la controversia tributaria y la configuración o no del silencio administrativo positivo.

Importante tener muy claros estos aspectos técnicos y procedimentales para no echar a perder la única posibilidad que pudiera tener el contribuyente ante la inadmisión de un recurso de reconsideración o de reposición.

Material para complementar

Recomiéndanos en

Google+ Facebook Twitter

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.