¿Cuándo la administración demanda su propio acto debe agotar el requisito de la conciliación extrajudicial?

La administración puede en cualquier momento revocar el acto administrativo expedido por ella, incluso cuando este haya sido demandado ante la jurisdicción contenciosa, siempre y cuando se reúnan los requisitos señalados para ello en la ley 1437 de 2011; cuando los actos son de carácter general la administración podrá revocarlos si estos se encuentran inmersos en cualquiera de las causales establecidas en la ley para que un acto sea objeto revocatoria directa.

No pasa lo mismo cuando de actos administrativos de carácter particular se trata, porque además de que el acto reúna cualquiera de las características para poder ser revocado, es necesario que el particular titular del derecho reconocido a través de este exprese su consentimiento para que la revocatoria pueda efectuarse.

Cuando un acto administrativo de carácter particular es manifiestamente contrario a la constitución o la ley,  no sea conforme al interés público o social,  atente contra este o cuando con él se cause un agravio injustificado a una persona, no podrá ser revocado sin que el particular interesado del consentimiento, lo cual le quita un poco de envergadura a la figura de la revocatoria directa, la cual realmente no es directa porque requiere una aprobación previa del particular.

Si con el acto se causa un agravio injustificado a un particular, lo cual es una de las causales de revocatoria, lo más lógico es que esa persona consienta que el acto sea revocado, pero si por el contrario con un acto administrativo se reconoce un derecho al particular, por obvias razones aunque el acto sea contrario a la constitución o la ley el interesado no va a dar su aprobación para que este sea revocado por la administración, en cuyo caso lo único que le queda a la autoridad administrativa es demandar su propio acto.

Es claro que la administración recurre a la jurisdicción contenciosa administrativa demandando su propio acto cuando no hay sido posible obtener el consentimiento del particular para revocarlo de manera directa, ¿Cuándo la administración demanda su propio acto es necesario agotar el requisito de procedibilidad de la conciliación extrajudicial?

La ley 1437 de 2011 respecto al requisito de procedibilidad de la conciliación extrajudicial, cuando la administración demanda su propio acto, establece que no se requiere cuando el acto ocurrió por medios ilegales o fraudulentos, lo cual daría a entender que en los demás casos, si la autoridad pretender demandar el acto, es necesario agotar dicho requisito.

Lo anterior es confuso en el sentido que la administración siempre va a pretender la nulidad del acto, y de acuerdo con lo señalado en el artículo 161 del CPACA, solo es requisito previo la conciliación cuando se trate de asuntos de nulidad con restablecimiento del derecho, reparación directa y controversias contractuales, dicho artículo no se refiere a que sea requisito cuando se pretenda solo la nulidad del acto, en cuya circunstancia la conciliación seria no un requisito previo, sino una mera facultad.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.