¿Cuándo se predica la firmeza de los actos administrativos?

Los actos administrativos siempre han sido definidos por la doctrina como la manifestación de voluntad de la administración respecto situaciones de carácter general o particular cuando la decisión solo incumbe a una persona determinada; los actos administrativos además gozan de una presunción de legalidad la cual consiste en considerarse validos mientras no hayan sido anulados por una autoridad judicial.

La legalidad de un acto administrativo puede ser desvirtuada a través de un proceso de simple nulidad o de nulidad y restablecimiento del derecho, es decir, que la presunción solo puede ser desvirtuada por medio de un proceso ante la jurisdicción contenciosa para que se declaren nulos, de conformidad con lo señalado en el artículo 88 del código de procedimiento administrativo y de lo contencioso administrativo, el cual señala lo siguiente:

“Los actos administrativos se presumen legales mientras no hayan sido anulados por la Jurisdicción de lo Contencioso Administrativo. Cuando fueren suspendidos, no podrán ejecutarse hasta tanto se resuelva definitivamente sobre su legalidad o se levante dicha medida cautelar”.

Ahora bien para poder demandar un acto administrativo ante la jurisdicción contenciosa administrativa es necesario que dicho acto se encuentre en firme, la firmeza de un acto administrativo se predica en los siguientes casos:

  • A partir del día siguiente a la notificación, comunicación o publicación dependiendo de qué tipo de acto se trate, siempre y cuando contra este no proceda recurso alguno.
  • Cuando se interponen recursos desde el día siguiente a la publicación, comunicación o notificación de la decisión tomada según el caso en razón del recurso interpuesto.
  • Cuando los recursos fueren procedentes y estos no se interpusieran a partir del día siguiente del vencimiento del término para incoarlos.
  • A partir del día siguiente al de la notificación de la aceptación del desistimiento de los recursos.
  • Cuando se trata de silencio administrativo positivo a partir del día siguiente a la protocolización de dicho silencio, es decir, la  constancia  del recibido de la petición presentada ante la administración con la declaración juramentada de no haber recibido notificación de la decisión dentro del término señalado para ello.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.