Cultura tributaria

La Dian está realizando esfuerzos enormes para implementar en el país la cultura tributaria, atrás quedaron los años en los que las campañas de persuasión se realizaban con los perros simulando ser fiscalizadores, esos años de temor (superfluo) propuesto por la ex directora de la entidad Fanny Kertzman.

La prueba de ello, es la intención de promulgar una ley que permita desde temprana edad la inculcar en las futuras generaciones la cultura tributaria, adicionalmente el fortalecimiento de la figura de la defensoría contribuyente, entre otros. Pero por mas que se insista en “culturizar” al país, concientizándonos de ser ciudadanos de bien, que contribuimos al financiamiento del estado y que esto nos enaltece como lo premura el numeral 9 del artículo 95 de la constitución política de Colombia , nada nos puede hacer cambiar de parecer en que entre más paguemos más se roban.

Casos como el de los Nule, las devoluciones de IVA fraudulentas de algunos funcionarios de la Dian, el caso DMG, el caso de once caldas y demás, aun están en la retina de los ciudadanos. Es muy común, que cuando estamos elaborando la declaraciones de renta, el administrador de la empresa o el ciudadano corriente salga de la nada con la siguiente  frase: “cuadre eso para pagar poquito, porque no se justifica pagar, si igual se lo van a robar”

Pues bien, el reciente informe de la CEPAL  denominado  Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe: reformas tributarias y renovación del pacto fiscal[1] les da la razón a este tipo de contribuyentes quejosos, por lo menos en cuanto lo generalizado de este punto de vista, al decir en su página 41 lo siguiente:

“Como en el caso de la regresión anotada, según los resultados de estas encuestas existe la voluntad (estadísticamente significativa) expresada por la mayoría de los hogares de pagar más impuestos en la medida en que mejore la calidad de los servicios públicos de salud, educación y seguridad, y haya menos corrupción y más control de la evasión.”

Es decir que mientras el zar anticorrupción y los entes de control no empiecen a vislumbrarse como verdaderas instituciones libres de clientelismo, a ninguno de nosotros se nos pasará por la cabeza aumentar nuestra carga tributaria. Que quede claro, que como lo dice el informe tenemos la VOLUNTAD.

Eso respecto a las relaciones estado-contribuyentes. Pero entre los mismos  sujetos pasivos se siente un recelo, como si dependiendo del gobierno se beneficia un sector económico u otro. Grupos gremiales enteros están detrás de la política con fines de disminuir su carga impositiva.  Sobre esto el informe dice:

“Desde la óptica política, la desigualdad social supone la existencia de grupos de élites activos, que buscan minimizar su carga tributaria relativa, ya sea controlando el proceso legislativo o procurando que se legisle en el sentido de normas tributarias con esos efectos.”

Durante el periodo de socialización, la presidenta de la Asobancaria[2] y el director general de la Andi[3] dieron en público su “aprobación” y “respaldo” a la reforma, como si se tratase de un  permiso previo que el estado tuviera que pedir a los gremios.

En una de la clases en la Universidad le pregunte a un profesor, ¿porque existían impuestos denominados escandinavos? La respuesta es contundente, “son impuestos altos, con unas tarifas superiores a las normales, con sobretasas y pueden alcanzar a ser del orden del 45% en promedio, la diferencia está en que allá si los invierten en la sociedad directamente, su sistema de salud es fuerte, su educación es gratuita, y los servicios públicos son eso, públicos.”

Si nos aseguran a los colombianos por lo menos un sistema de salud generalizado y gratuito, de calidad y con medicamentos suministrados de forma oportuna, sin lugar a dudas podrían aumentar  las tarias del impuesto a la renta por lo menos una decima parte, pues seriamos conscientes del costo que implica un sistema de salud acorde a un país en vía de desarrollo.

Nota: deberíamos preguntar a honorable congresista de la republica Fernando Tamayo  donde está la  equidad en el artículo 7 de la ley 1607 de 2012.  Y que nos digan ¿porque los funcionarios allí descritos no les aplica el IMAN?

[1] Panorama fiscal ALC

[2] Asobancaria respaldó Reforma Tributaria que viene presentando Minhacienda

[3] La Andi aprueba reforma tributaria

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.