Cuota alimentaria a favor de la cónyuge divorciada y con cargo a la sustitución de la pensión de su difunto ex – esposo asignada a la segunda esposa

En días pasados una lectora de esta página exponía el siguiente caso:

"Soy mujer de 74 años de edad y sin recursos económicos para subsistir. Al momento del fallecimiento de mi esposo nuestra sociedad conyugal estaba vigente y sobre la pensión de Vejez, yo le tenía un embargo por alimentos del 30% de su mesada pensional. Por un "error involuntario", según lo admite Colpensiones, esa administradora le reconoció la pensión de sobrevivientes a quien alegó ser su compañera permanente, negándome mis derechos como esposa y como beneficiaria del 30% del valor de la pensión según el embargo decretado  judicialmente  Ahora Colpensiones me exige llevar esto a un juicio para que el juez  determine si tengo derecho o no.

Tal como me lo indico el Doctor Alonso Riobó hace muchos meses, interpuse una acción de tutela, pero el Juzgado la declaró improcedente para ordenar que se me reconociera  el 30% de esa pensión, o sea lo del embargo. Por mi cuenta le solicite al juzgado donde se adelantó mi proceso de alimentos, que me aclararan si con el fallecimiento de mi esposo cesaba esa orden judicial del embargo del 30%, ya que mis necesidades de afectación al mínimo vital persistían.- Hace siete días, la juez, me dijo en forma verbal, que NO tenía derecho a seguir percibiendo pago por ese embargo, porque la obligación se había extinguido con la muerte de mi esposo (…)” 

Lo narrado por la consultante pone de presente la falta de interés que acusan algunos operadores judiciales, y particularmente los que intervinieron en el caso que nos describe la señora,  pues estando de por medio la supervivencia de una mujer  de 74 años de edad, lo procedente era ampararle  su derecho al mínimo vital,  habida cuenta de que existe jurisprudencia de la Corte Constitucional en tal sentido, la cual le podía  servir de apoyo al juez de tutela  para disponer la protección del derecho vulnerado.

Tal es el caso, entre otros,  de la Sentencia  T-177 de 2013 en la cual la Corte Constitucional se ocupó de un caso similar al de la consultante.  La situación que dio lugar a la sentencia en comento es la siguiente:

La ex - esposa de un pensionado fallecido (y divorciado) formuló acción de tutela solicitando que se le protegieran sus derechos fundamentales a la vida digna, a la igualdad, al mínimo vital y al debido proceso, los cuales estimó vulnerados por el ISS, al suspenderle el pago de la cuota alimentaria que se hallaba a cargo de la pensión de su ex – marido, con la explicación de que este último falleció y la sustitución pensional fue radicada en cabeza de la segunda esposa, la cual no tenía  obligaciones alimentarias con la reclamante.

Adujo la demandante que el Juzgado X ordenó descontar de la pensión de vejez reconocida a su ex - cónyuge, los montos a los que por concepto de alimentos ella tenía derecho, suma que debía ser deducida de la mesada pensional reconocida por el ISS. La obligación alimentaria se basó en el hecho de que la demandante carecía de medios económicos y su ex – esposo contaba con recursos económicos suficientes para procurarle su digna subsistencia. Que  el ISS le  otorgó la pensión de sobrevivientes a la segunda esposa del finado y se abstuvo de ordenar el descuento de su cuota de alimentos. Contra dicha decisión la accionante interpuso el recurso de reposición, aduciendo que a pesar de que no tenía derecho a la pensión por estar divorciada del causante sí estaba facultada para seguir percibiendo la cuota alimentaria. Señaló que la jurisprudencia constitucional ha precisado que dicha obligación no se extingue con la muerte del alimentante si las situaciones de hecho que la originaron no han variado en el tiempo, y que en su caso permanecía la necesidad, porque ella tenía 74 años de edad y padecía osteoartritis degenerativa. El recurso no prosperó pues el ISS mantuvo su decisión tras considerar que no había lugar a descontar la cuota de alimentos en comento porque con el fallecimiento del afiliado se había extinguido la obligación y la persona a quien se le sustituyó la pensión  no tenía deberes alimentarios con ella. Que debido a lo anterior acudió a la tutela con el fin de que se le ordenara al ISS que continuara efectuando el pago de la cuota alimentaria a cargo de la pensión del finado, sustituida a favor de su segunda esposa, en cumplimiento de la orden impartida por el Juzgado.

El juzgado negó por improcedente el amparo pedido, y el Tribunal confirmó la decisión.

La Sala Primera de Revisión de la Corte Constitucional revisó la sentencia del Tribunal y concluyó que el ISS había vulnerado el mínimo vital de la accionante al negarle el pago de la cuota alimentaria a cargo de la pensión de su ex – esposo fallecido, pues la obligación de cancelar la cuota no se extinguió con la muerte del afiliado, y como consecuencia de ello le ordenó al Seguro Social que continuara pagando la cuota alimentaria a favor de la actora, con cargo a la sustitución pensional del ex cónyuge de ésta,  en el mismo porcentaje que lo venía haciendo antes de suspender los pagos.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Comentarios cerrados temporalmente