De la noción de policía en general a la policía judicial. Contextualización

En el imaginario popular y vivencial mediático se tiene como referencia a policía, en el mejor de los casos, al funcionario de uniforme verde que debería cuidar de nuestra vida, honra y bienes. Quizá esta concepción no esté del todo alejada de la realidad, pero la noción engendra un visión cosmogónica de mayor amplitud, que dentro del criterio de la extrema sencillez que ha caracterizado el manejo de temas de profundo contenido teórico, traemos a referencia para la exposición de futuros temas sobre el particular.

Así las cosas, viajando en la historia, la estimación conceptual de policía proviene etimológicamente del latín polis politia que a su vez se inspira en el griego antiguo politeia, guardando alusión siempre a la creación, composición y forma de administración de la ciudad-estado así como a la relación de esta con sus ciudadanos, derivándose de esta correspondencia recíproca, el termino política que recoge ambas connotaciones.

Hacia la Edad Media el concepto se especializa y policía guarda entonces, referencia al orden moral de la sociedad bajo la autoridad estatal; pero es en la Francia del siglo XVIII, cuando la palabra pólice refiere el buen orden de la cosa común, por lo que con la depuración de las funciones del Estado, aparece la noción avanzada de  policía como cuerpo civil armado que se limita a mantener la seguridad y el orden público, así como a garantizar la protección del orden jurídico, tal como medianamente de forma técnica la concebimos hoy día.

Sin embargo, aunque es clara la especialización del concepto, no podemos desligarlos más que como evolucionado el segundo del primero, con lo que, POLITICA y POLICIA, quizá para sorpresa de algunos,   desde siempre permanecen indisolublemente correlacionados en una simbiosis de mutua dependencia, hasta el punto quizá de considerarse no concebirse la existencia de la una sin la otra.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.