De la rigurosidad en la categorización de las personas naturales, un ejemplo ilustrativo

Reiterando la importancia de la debida categorización de la persona natural, a fin de identificar el aplicable sistema de determinación (el cual en últimas permitirá el cálculo de su impuesto a cargo), se plantea el caso de un contribuyente trabajador independiente – geólogo – que en ejercicio de su profesión liberal deriva sus ingresos de la prestación de servicios de laboratorio (análisis de muestras de suelo) para ingenieros civiles, y además vende algunos bienes de ese mismo ramo (proporción ingresos 85/15, respectivamente).

Acudiendo al entendido del ejercicio de una profesión liberal, por parte del contribuyente, bien sería dable el acudir al siguiente aparte del oficio 885 de julio de 2014:

En virtud del formulado interrogante, y a partir de la información antes detallada, bien podría concluirse que la respuesta pertinente – del sujeto pasivo – deberá ser un “SI”; y que en ese orden, por tanto, dicho profesional categorizará como “empleado” para efecto del impuesto sobre la renta y complementarios.

Ahora, y el mismo entendimiento del ejercicio de una profesión liberal, si se consultaren los conjuntos de la categoría “empleados”, de que trata el artículo 2 del decreto 3032 de 2013, habría de colegirse que dependiendo de si tal actividad es realizada por cuenta y riesgo propio o no, el trabajador independiente podría encontrarse dentro del contexto de los conjuntos 2 o 3, respectivamente.

Así las cosas, y validada pues la categoría de “empleado” de la persona natural, sería claro que de manera obligatoria le competerían los sistemas ordinario (y renta presuntiva) y el IMAN; y que en el evento de cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 334 del E.T., bien podría optar por impuesto mínimo alternativo simple “IMAS” para empleados.

No obstante lo anterior, para efecto de la debida categorización del citado trabajador independiente, es conveniente verificar su posible categorización como “trabajador por cuenta propia”, para lo cual – en principio – es de revisar las 16 actividades consagradas en el artículo 340 del E.T.:

  • Actividades deportivas y otras actividades de esparcimiento.
  • Agropecuario, silvicultura y pesca.
  • Comercio al por mayor.
  • Comercio al por menor.
  • Comercio de vehículos automotores, accesorios y productos conexos.
  • Construcción.
  • Electricidad, gas y vapor.
  • Fabricación de productos minerales y otros.
  • Fabricación de sustancias químicas.
  • Industria de la madera, corcho y papel.
  • Manufactura de alimentos.
  • Manufactura textiles, prendas de vestir y cuero.
  • Minería.
  • Servicio de transporte, almacenamiento y comunicaciones.
  • Servicios de hoteles, restaurantes y similares.
  • Servicios financieros.

Conforme al aludido listado, pudiese parecer que por estar relacionados los servicios prestados (por el profesional) con la construcción, entonces dicho contribuyente pudiera estar en la categoría de “trabajador por cuenta propia”.

Para continuar la emprendida tarea de categorización, se hace necesario traer a colación el siguiente aparte del decreto 1473 de agosto de 2014:

“CONSTRUCCIÓN

4111 Construcción de edificios residenciales.

4112 Construcción de edificios no residenciales.

4210 Construcción de carreteras y vías de ferrocarril.

4220 Construcción de proyectos de servicio público.

4290 Construcción de otras obras de ingeniería civil.

4311 Demolición.

4312 Preparación del terreno.

4321 Instalaciones eléctricas.

4322 Instalaciones de fontanería, calefacción y aire acondicionado.

4329 Otras instalaciones especializadas.

4330 Terminación y acabado de edificios y obras de ingeniería civil.

4390 Otras actividades especializadas para la construcción de edificios y obras de ingeniería civil”.

De la lectura de las actividades de construcción, pareciese que la persona natural (geólogo) realiza la referida al código 4312 (preparación del terreno); pero, sin una definición concreta, de las labores que se encuentran en ese código, sería impreciso colegir su realización por parte del contribuyente analizado.

Así pues, resulta imperativo hacer alusión a las actividades contenidas en el código 4312 de la Clasificación Industrial Internacional Uniforme de todas las Actividades Económicas (CIIU), a saber:

4312 Preparación del terreno

Esta clase comprende la preparación del terreno para posteriores actividades de construcción.

Esta clase incluye:

  • La limpieza de terrenos de construcción.
  • El movimiento de tierras: excavación, nivelación y ordenación de terrenos de construcción, excavación de zanjas, remoción de piedras, voladura, etcétera.
  • Las perforaciones de prueba, sondeos de exploración y recogida de muestras de sondeo para actividades de construcción y para fines geofísicos, geológicos o similares.
  • La preparación de terrenos para actividades de explotación de minas y canteras: remoción del estéril y actividades de otro tipo para preparar y aprovechar terrenos y propiedades mineras, excepto yacimientos de petróleo y gas.
  • El drenaje de terrenos de construcción y de tierras agrícolas o forestales”.

Acorde al descrito código CIIU, habría de concluirse que los mayores ingresos (en una proporción del 85%) de la persona natural provienen de la realización de una de las actividades del artículo 340 del E.T., y que en consecuencia el profesional independiente deberá acogerse a la categoría de “trabajador por cuenta propia”, y no a la categoría de “empleados” como inicialmente se había inferido.

Claro está, desde el punto de vista del oficio 885 de 2014 el aparte a tenerse en cuenta será:

Finalmente, para el referido trabajador independiente le será obligatorio el sistema ordinario (y renta presuntiva), y previo el cumplimiento de los requisitos señalados en el artículo 340 del E.T., podrá decidirse por el IMAS para trabajadores por cuenta propia.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.