De las letras firmadas en blanco que ya pagué y me vuelven a cobrar

Siendo un hecho común en el devenir de los préstamos de dinero firmar letras en blanco,  y aunque mucha tinta se ha vertido recomendando que esta práctica es insana, no será posible imponerla toda vez que en las relaciones  del día a día, quien tiene el dinero tiene el poder de asegurarlo como bien le parezca.

Sin querer satanizar al prestamista, no es un secreto que una importante mayoría, utiliza este mecanismo de forma deliberada para actividades de cobro ilegal a través de abogados inescrupulosos amparados en resquicios de la ley obteniendo así artera ventaja de los agobiados ciudadanos que no han encontrado alternativa distinta a obtener un préstamo no regulado donde de entrada le descuentan o le cargan el 20 % de interés anticipado, y luego deben pagar intereses entre el 5% y el 15% mensual, sino el gota gota, al tiempo que no reciben recibos por los pagos, sino a lo más, “apuntes” en un cuaderno, y como estas letras han sido firmadas en blanco sin capital ni fecha cierta de vencimiento, al final terminan pulcramente diligenciadas con plazos y cantidades que nunca se consintieron para ser judicializadas a través de terceros acreedores mediante endosos en propiedad, con lo que, al ser títulos valores bajo presunción de autenticidad y en orden a sus principios naturales de circulación y de excepción personal, desvirtuar tales connotaciones resulta una batalla las más de las veces perdida aun para el más avezado y honesto de los Abogados, así se esgrima en defensa de nuestro cliente cuanto argumentación legal valida y soporte testimonial cierto se tenga.

Ya que no podrá exigir que las letras se diligencien plenamente al momento de acceder a estos dineros, si puede poner de su parte la tecnología activando el celular, u otros equipos hoy ya de muy fácil acceso, en modo grabación video y sonido al momento de efectuar los pagos, tratando de tomar la mayor cantidad de situaciones, desde la entrada al edificio, oficina, casa, cafetería, el momento de hacer el pago enfocando al personaje en la forma como lo “contabiliza”,  deje notar la cantidad que entrega y con algo de astucia, pregunte socarradamente a quien recibe el dinero, por ejemplo “ Don fulanito como me prestó el 10 de febrero $ 500.000,oo que con intereses suman $ 600.000,oo y con este pago de $100.000,oo ya he pagado $ 300.000,oo cuanto es que quedo debiendo?”… Así obtendrá pruebas distintas a las propias afirmaciones, con la salvedad que solo serán plena prueba en la medida, que su Abogado sea lo suficientemente hábil para convertirlas de esta forma.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.