De los contratos laborales a término fijo a los indefinidos

Durante un tiempo muchos empleadores suscribían contratos laborales a término fijo inferior a un año, los cuales generalmente tenían una duración de tres meses y se prorrogaban tres veces por el mismo periodo para luego continuar prorrogándose de manera indefinida por un año sin perder su tipología legal de ser a término fijo.

Algunos de estos empleadores encontraron un problema en que la cuarta prorroga legalmente tiene una duración de un año porque supuestamente después de varios meses observaron deficiencia en el rendimiento del trabajador sin lógicamente tener las pruebas validas y suficientes para configurar la terminación del contrato con justa causa y evitar el pago de la indemnización correspondiente al tiempo que faltare para su terminación.

En otras palabras el empleador suscribía contrato laboral con su trabajador por el término de tres meses, el cual se prorrogaba automáticamente porque no existía preaviso con treinta días de antelación o si el empleador lo comunicaba éste no se hacía efectivo y la relación contractual continuaba por tres meses más hasta la tercera prorroga y desde la cuarta prorroga el contrato legalmente tenía una duración de un año, entonces el problema radicaba en que el empleador desconocía o se le olvidaba esta garantía de estabilidad laboral.

Por ejemplo un trabajador con un salario básico mensual de $1.000.000 que suscribió contrato laboral el 16 de octubre de 2012 hasta el 15 de enero de 2013 y como no le notificaron preaviso se prorrogó desde el 16 de diciembre de 2012 (primera), así sucesivamente por los mismos tres meses el 16 de marzo de 2013 (segundo) y el 16 de junio de 2013 (tercera), luego para la terminación del contrato en su tercera prorroga debía notificarle el preaviso antes del 16 de septiembre de 2013 y como no se cumplió con dicha obligación el contrato laboral se renueva por cuarta vez pero por un año, es decir hasta el 15 de octubre de 2014.

Continuando con el ejemplo si el empleador después de más de once meses decide en forma unilateral terminar el contrato a término fijo deberá liquidar y pagar una indemnización correspondiente al tiempo que falte para la terminación del contrato, esto quiere decir que si el empleador le termina el contrato al trabajador sin justa causa el 31 de diciembre de 2013 deberá reconocer la indemnización de 9,5 meses (285 días) por valor de $ 9.500.000 (1.000.000 X 9,5).

Diferente sería el valor de la indemnización si el contrato laboral hubiera sido a término indefinido porque por el primer año es un mes de salario, desde el segundo año 20 días o en forma proporcional, es decir del 16 de octubre de 2012 a 15 de octubre de 2013 se indemnizaría $1.000.000 y del 16 de octubre de 2013 al 31 de diciembre de 2013 (75 días) le correspondería $138.889, para un total de $1.138.889.

Ante esta situación legal donde el empleador es inseguro porque no toma decisiones radicales y contundentes, además de no contar con los controles necesarios para advertir estos riesgos laborales, han optado por suscribir los nuevos contratos laborales a término indefinido y los actuales que están a término fijo han decidido “pactar” con los trabajadores que éstos sean a término indefinido.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.