De Ricaurte en San mateo, a Mendieta en Mitu y Alzate en las mercedes

Curiosamente en medio de las fachosas explicaciones con que el manso BG. ALZATE abochorna el honor de Nuestros Ancestros y Libertadores al pretender justificar lo injustificable, en el Auditorio de Clausura de Año Escolar de mi hijo, el coro de los chicos de primaria henchidos de Orgulloso Amor Patrio entonan completo Nuestro Himno Nacional, en tanto, en medio de un silencio sepulcral humedecido con lágrimas aflorando de nuestras almas, retumba el final de la Estrofa XI:

<... Ricaurte en San Mateo en átomos volando,
"Deber antes que vida", con llamas escribió…>

Y no podemos más que exteriorizar nuestra cólera  en la censura más enérgica a los actos de mísera cobardía de quienes tienen sobre sus hombros tanto la responsabilidad de los hombres que comandan como la seguridad, imagen y futuro de este País que lleve por nombre la evocación del descubridor comienzo de la miseria de nuestros pueblos indígenas, al tiempo que enarbolan el estandarte de honor y sangre de aquellos verdaderos Héroes de la Patria, gigantes que aunque traspapelados en las lúgubres páginas de la historia nacional perpetúan desde y para siempre, aun el ignaro rojo de nuestra Santa Bandera.

Si, remembramos con sublime orgullo patrio el estoicismo de la India Anica, la fuerza, templanza, valentía, coraje y pundonor de  los Caciques Cocurga, Coyara y Calarcá, al frente  de indomables Guerreros Pijaos heroicos triunfantes en las más desiguales de las batallas contra el avasallador español [http://www.asisucedio.co/la-muerte-de-calarca/]; la lealtad, honradez, convicción y entrega de  los Soldados “Negro” José y  Pedro Pascasio Martínez Rojas, quienes hicieron prisionero de guerra al Coronel chapetón José María Barreiro y ante el poder corruptor del oro ofrecido, enristrándole de nuevo la lanza, le ordenaron: "Siga adelante, sino no lo arriamos ".

Con esta inspiración, no entendemos como ese legado patriótico se diluyó hasta asquearnos en episodios como la Toma de Mitú donde el nefasto Coronel Mendieta pisoteando la memoria de “sus” policías caídos en defensa del Cuartel, se rinde entregando la guarnición al enemigo, para que al regresar no solo se premiarse su cobardía ascendiéndosele a General, cuando el mínimo gesto de justicia de cualquier país serio y comprometido no era otro que convocársele a Consejo de Guerra; días después cuelga su “…lánguido uniforme soleado condecorado por el abandono, la frustración, y la derrota deshonrada…”, queriendo aparecer como víctima de las FARC, peleándose el primer puesto para ir a La Habana a reclamar indemnización por los años que permaneció en la selva como prisionero de guerra.

Solo en este país de santos positivos, en el que la Ciudad Heroica rinde tributo a la traidora India Catalina, un mocho españolote y honor al enemigo puede repetirse la diatriba historia para nuestro dolor y vergüenza; avanzamos de grado, de Coronel al General, que de romance con su Gloria se muestra al enemigo para ser retenido-no secuestrado- y luego de comprometer la seguridad nacional e historia patria, nos viene con carita de yo no fui en su díscolo patético discurso de retiro, a contarnos en familia, cómo fue que “nos secuestraron en total estado de indefensión”, “ me amenazaron de muerte en caso de intentar un escape”, “ era obligado a marchas diarias de más de 8 horas por las selvas del Chocó”, “ siempre estuve esposado y en las noches amarrado”, y “ fui forzado a un show mediático al posar abrazado con el guerrillero Pastor Alape”… no pues, pobecitico, tan sufrido, como dirían las tías abuelas consentidoras…

El senador del Centro Democrático Alfredo Rangel, citado por kienyke.com no puede enfatizar de mejor forma este sentir:

“…En algunos ejércitos del mundo existe el delito de fraternización con el enemigo, lo que es equivalente a una traición y a colaborar con él… Desafortunadamente en Colombia no existe tipificado ese delito en el Código Penal Militar, y esa foto es un golpe moral a las tropas que no ha debido producirse en ninguna circunstancia. Nada justifica el hecho de que el general se haya dado esa confianza con el jefe de sus verdugos…”

Para rematar, nuestro Excelentísimo Señor Presidente, primo del chocarrero que se siente predestinado Alcalde de Bogotá, aceptando su solicitud de “retiro”, significa que “…Rubén Darío Alzate se iba con honor militar…”,  ah sí, y los mejores reconocimientos, excelente pensión con derecho a club, unos y otros extraordinariamente conspicuos a los que recibieron Calarcá, honrado inversamente proporcional a su significado para nuestra identidad nacional; y  Pedro Pascasio Martínez Rojas, a quien en 1880 se le  reivindicó su heroísmo con una pensión vitalicia que solo pudo devengar una vez porque al ser pagadera en Bogotá, con 73 años de edad le era prácticamente imposible venir desde Belén, su pueblo natal, en el que murió sin pena ni gloria en 1885.

Ya veremos su escuálida figura sentando cátedra de estrategia y honor militar en alguna guarnición o universidad de pacotilla y su aciago nombre de ingrata recordación bautizando alguna plaza o avenida principal… por lo menos quizá algo hayamos aprendido de esta negación, una nueva analogía en el imaginario popular: “ ALZATE es a MENDIETA,  como mediocre es a cobarde!”

Termina la ceremonia y aun los asistentes nos miramos a los ojos y tararemos

<… Ricaurte en San Mateo en átomos volando,
"Deber antes que vida", con llamas escribió…>

Honor a quien honor merece!

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.