¿Debe el contribuyente probar que un proveedor suyo no está obligado a facturar?

Inicio » Impuestos. » (19 / 12 / 2010 )

Cuando se compran bienes o servicios a una persona no obligada a facturar, surge la inquietud respecto a quién debe probar ese condición  teniendo en cuenta que para deducir esos pagos del impuesto de renta, deben estar soportados debidamente.

El soporte idóneo es la factura con el lleno de los requisitos legales. Pero la factura sólo se le puede exigir a quien esté obligado  a expedir factura. Por tanto, si una persona no está obligada e expedir la factura, no hay forma de exigírsela y no hay forma de soportar ese costo o deducción con una factura, sino que se hará con un documento equivalente que también debe cumplir con determinados requisitos.

Puede suceder que el contribuyente declare un costo o una deducción soportada por un documento equivalente con la convicción que su proveedor no estaba obligada a expedir factura, pero la Dian le puede decir que no, que ese costo o deducción debía estar soportado con una factura puesto que el respectivo proveedor estaba obligado a expedir factura.

Viene aquí el meollo del asunto. ¿A quién le corresponde probar que el proveedor estaba o no estaba obligado a expedir factura?

En muchos casos la Dian la ha trasladado la carga de la prueba al contribuyente, y ha exigido que sea este el que deba probar la obligación del proveedor de facturar, o la no existencia de dicha obligación para reconocerle ese costo o deducción. Y esto ha sucedido muchas veces, y algunas veces la discusión ha llegado incluso al Consejo de estado, de quien tomamos una sentencia para intentar aclarar las cosas:

De acuerdo con lo señalado en la certificación contable, los proveedores que dieron origen a los costos denunciados por el contribuyente, son personas naturales, "mineros y varequeros (Sic) de la región", de donde no está probado que sean comerciantes de mayores ingresos que estaban obligados a expedir factura. Por lo que de conformidad con el artículo 616 del Estatuto Tributario, vigente para la época, era posible acreditar las operaciones con el "comprobante interno en virtud del cual se registren global o individualmente las operaciones diarias".

La Administración tenía la carga de realizar las verificaciones pertinentes para desvirtuar la prueba contable allegada por la parte actora, como no lo hizo, tampoco logró vencer la presunción de veracidad de la declaración tributaria [Sentencia del 14 de junio de 2002, expediente 12840].

Aunque se trata de una sentencia que versa sobre unos hechos regulados por una norma un tanto antigua y que ha sido modificada sustancialmente a la fecha, es completamente vigente en su esencia, lo que nos permite concluir que en estos casos, la carga de la prueba le corresponde a la Dian y no al contribuyente.

Y es que a pesar de los novedosos sistemas de control introducidos con el RUT, el cual permite al contribuyente conocer o inferir las responsabilidades de sus proveedores, hay casos en que no hay forma de saber si una persona natural en efecto no está obligada a facturar, y no le corresponde al contribuyente actuar como fiscalizador y averiguar la veracidad de lo informado por esa persona.

No obstante, si durante el proceso de discusión la Dian prueba que el proveedor a quien el contribuyente le compró esos bienes y servicios estaba obligado a expedir factura, los costos y deducciones correspondientes serán rechazados, puesto que el contribuyente no puede alegar a su favor que desconocía que su proveedor estaba obligado expedir factura, o alegar que fue engañado o asaltado en su buena fe.

En consecuencia, así la carga de la prueba no le corresponda al contribuyente, debería este tomarse el trabajo de verificar si en efecto un proveedor no está obligado a facturar, máxime si se trata de pagos importantes, puesto que luego no podrá alegar desconocimiento para escapar a las consecuencias de soportar un costo o gasto con un documento equivalente cuando debía ser con una factura.

Material para complementar

Recomiéndanos en

Google+ Facebook Twitter

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. alexa alfonso dice:

    me parecen muy interesantes sus articulos, y lo mejor estan sustentados en la norma....que buena ayuda

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.