Inicio » Emprendimiento. » (21 / 06 / 2012 )

Decidir para el futuro y la lucha permanente contra la incertidumbre y la responsabilidad

Toda persona o empresa, si quiere hacer algo más que sobrevivir, o simplemente sobrevivir, siempre tiene que hacer las cosas pensando en el futuro, debe decidir no sólo para el presente sino para el futuro.

El problema es que tomar decisiones pensando en el futuro, no es una tarea fácil de realizar. Siempre estaremos presionados por la incertidumbre, puesto que nunca sabremos con exactitud cuál será la situación futura y menos cual será el resultado de nuestras decisiones.

Por más información que se tenga, por más estrategias y planes que se hayan hecho, nunca tendremos certeza absoluta sobre lo que el futuro nos depara, de suerte que la incertidumbre siempre estará presente en cualquier decisión que se tome, sea como simple mortal o como empresa; la situación es la misma.

Y luego tenemos otro aspecto igual de preocupante respirándonos en la espalda: la responsabilidad. La responsabilidad implica la necesidad de tomar decisiones acertadas y en contraparte, la necesidad y la obligación de no tomar decisiones equivocadas.

Somos responsables por las consecuencias negativas de nuestras decisiones; somos también responsables  por las consecuencias positivas.

Si estamos liderando un proyecto, es nuestra responsabilidad que los resultados sean los adecuados, y seremos responsables si los resultados no fueron los mejores por no haber tomad una determinada decisión, o porque tomamos una decisión equivocada. Somos responsables porque sí y porque no.

Siempre tenemos la responsabilidad por lo que hacemos y por lo que dejamos de hacer, de modo que debemos ser responsables con una constante incertidumbre.

El temor derivado de nuestra responsabilidad y de la misma incertidumbre, a veces nos impide tomar la mejor decisión o nos hace tomar una decisión equivocada; menudo problema al que nos enfrentamos día a día.

Claro que hay gente, tal vez la mayoría, que ante la incertidumbre y por miedo a la responsabilidad, simplemente no toma decisiones, lo cual a su vez implica una gran responsabilidad, puesto que es nuestra obligación y nuestra responsabilidad el tomar decisiones, las adecuadas obviamente, puesto que no podemos dejarnos llevar por las circunstancias, ni por la inercia o la fuerza de las masas, de lo común.

Todo esto para significar que un líder de cualquier proyecto de emprendimiento o empresarial, debe saber manejar la incertidumbre y debe tener plena conciencia de la responsabilidad que implica ser el líder, de lo contrario, el proyecto simplemente fracasará.

En el mundo de hoy, ese mundo que camina velozmente, exige que se tomen decisiones de forma tan rápida que ni siquiera se tiene tiempo para consultar con los asesores. La  oportunidad se presenta y se debe aprovechar sin vacilar porque si no, siempre habrá alguien que si tome las decisiones.

Así las cosas, la persona que se designe como líder de cualquier proyecto, debe ser capaz de dominar la incertidumbre y no temer  a la responsabilidad sin caer en la irresponsabilidad. Esta persona debe ofrecer un perfecto equilibrio entre la responsabilidad y el buen manejo de la incertidumbre.

Ignorar la incertidumbre puede ser irresponsable. No actuar por temor a la incertidumbre, sueles ser también irresponsable. En otras palabras, ser y no ser puede ser negativo, de modo que hay que hallar el punto de equilibrio perfecto. Es por esta razón que la persona que lidere un proyecto o proceso, debe ser la más indicada.
En el mundo del emprendimiento, si se es muy optimista e impulsivo puede ser negativo. Y si se es muy negativo también.

En estas condiciones, el éxito radica en la responsabilidad con que afrontemos la incertidumbre, dos aspectos que debemos dominar si queremos un futuro prospero para nuestro proyecto o para nuestra vida.

Temas relacionados

Opinar o comentar (Recuerda que somos de Colombia)

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.