Deducción de salarios pagados a trabajadores discapacitados

Contratar trabajadores discapacitados supone un gran beneficio tributario puesto que el contribuyente puede deducir el doble de lo que le haya pagado por concepto de salario y prestaciones sociales.

Algunas empresas necesitan desarrollar ciertas actividades que pueden ser ejecutadas perfectamente por personas que gozan de alguna limitación física con la misma eficiencia con que las ejecutaría una persona sin discapacidad, por lo que contratarlas no sólo logra solucionar su necesidad de personal satisfactoriamente, sino que logra un importante beneficio tributario que vale la pena aprovechar, sobre todo si consideramos el alto impacto que tiene la carga tributaria en nuestro país sobre la rentabilidad de los negocios.

Este beneficio está contenido en el artículo 31 de la ley 361 de 1997:

Los empleadores que ocupen trabajadores con limitación no inferior al 25% comprobada y que estén obligados a presentar declaración de renta y complementarios, tienen derecho a deducir de la renta el 200% del valor de los salarios y prestaciones sociales pagados durante el año o período gravable a los trabajadores con limitación, mientras esta subsista.”

Para acceder a este beneficio hay que cumplir dos requisitos:

  1. Que la discapacidad el trabajador contratado sea de  por lo menos el 25%
  2. Que la situación de discapacidad se mantenga durante el periodo en que se pretende tomar el beneficio.

La deducción del 200% aplica únicamente respecto al pago de salarios y de prestaciones sociales. Los demás pagos relacionados como aportes parafiscales y seguridad social serán deducibles únicamente en un 100%.

Respecto a la  necesidad de que subsista la condición de discapacidad, consideramos que la deducción del 200% aplica por el tiempo que esta se mantenga, y luego la deducción será del 100%, de manera tal que si durante parte del periodo gravable el trabajador no mantiene la condición de discapacidad, ello no impide que se pueda aplicar la deducción del 200% durante el tiempo que sí se mantuvo tal condición. Por ejemplo, es probable que el trabajador haya mantenido la discapacidad durante los primeros seis meses del año 2012. En este caso, se puede hacer la deducción del 200% del valor pagado durante esos seis meses y los restantes seis meses se deducen al 100%.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.