Deducción del impuesto sobre la renta, de la bonificación por retiro definitivo del empleado

Inicio » Impuestos. Por » (19 / 12 / 2010 )

Los empleadores constantemente realizan acuerdos conciliatorios con los empleados, en forma voluntaria, ante los inspectores de trabajo o los juzgados laborales, donde se pactan bonificaciones por retiro definitivo, que no constituyen salario; sin embargo algunos acuerdos señalan que la bonificación tiene una parte proyectada a cubrir cualquier posible concepto salarial que hubiere quedado pendiente, retribuyendo de esta forma el trabajo; ante esa situación, considero que la bonificación tiene un carácter salarial y por consiguiente para efectos de su deducción, el contribuyente deberá estar a paz y salvo con los aportes parafiscales conforme a lo dispuesto en el artículo 108 del Estatuto Tributario.

Con el fin de aclarar cuando la bonificación constituye salario, es pertinente tener en cuenta el concepto 59245 del 2 de marzo de 2010 del Ministerio de la Protección Social, donde señala:

“(…)

En este orden de ideas, es preciso señalar que si la bonificación es     reconocida por el empleador como retribución del trabajo y por el       desempeño en el cargo, deberá entenderse que hace parte integrante del          salario en los términos señalados en el artículo 127 del Código Sustantivo     del Trabajo, así sea reconocida de forma habitual u ocasional.

Pero si las partes acordaron expresamente que la bonificación será            reconocida por la mera liberalidad del empleador, atendiendo a la   gratuidad     o voluntariedad, y no con el ánimo de retribuir su servicio, no constituirá   factor salarial, precisando en todo caso que, el         empleador no puede      desconocer los elementos consagrados expresamente por       el legislador como    integrantes del salario, so pena de las sanciones y multas    en que pueda          incurrir.

De tal forma que la bonificación por retiro definitivo del empleado puede constituir salario o no, dependiendo la causa que origina su reconocimiento. Cuando su pago corresponda a una retribución por el trabajo, la bonificación tendrá el carácter salarial y para efecto de su deducción el contribuyente deberá acreditar el pago de los aportes parafiscales.

Material para complementar

Recomiéndanos en

Google+ Facebook Twitter

Siéntase libre de opinar

3 Opiniones
  1. Alonso Riobó Rubio dice:

    Considero que cuando en una conciliación el empleador le entrega al trabajador una determinada suma de dinero a cambio de que éste acepte terminar el contrato de trabajo, dicho pago se aproxima más al concepto de indemnización que al de salario. Y si en dicho acuerdo se consagra que esa suma entregada se destinará a cubrir cualquier concepto laboral que hubiere quedado pendiente de pago, esa circunstancia no la hace ipso facto constitutiva de salario, por varias razones: a) porque esa destinación se está planteando simplemente como una hipótesis, y b) porque los conceptos laborales eventualmente adeudados podrían resultar siendo prestaciones sociales o indemnizaciones, cuya naturaleza jurídica no es salarial.

    Yo creo que si el empresario concurre a la audiencia de conciliación acompañado de un abogado laboralista éste jamás permitiría que se plasmara en el acta "que la bonificación tiene una parte proyectada a cubrir cualquier posible concepto salarial que hubiere quedado pendiente", sino que haría reemplazar la palabra "salarial" por "laboral"

    La razón es sencilla: la expresión salarial en ese contexto resultaría restrictiva pues dejaría por fuera prestaciones e indemnizaciones que pudieran estar pendientes de pago. En cambio la palabra "laborales" comprendería todo: salarios, prestaciones, indemnizaciones y descansos insolutos.

    Cordial saludo,

  2. Henry Vivas Moncada dice:

    En la modalidad de contrato de trabajo por prestacion de servicios, cuales son las bondades y falencias de esta clase de contrato ? En que casos se debe usar esta modalidad de contrato ?

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.