Deducción especial por inversión en activos fijos no opera para los activos que se deprecien totalmente en el mismo año

Inicio » Impuestos. » (20 / 12 / 2010 )

Según la administración de impuestos nacionales, la deducción especial por inversión en activos fijos productivos no se puede utilizar cuando se ha utilizado la opción que permite depreciar totalmente un activo en el mismo año de su adquisición.

Recordemos que aquellos activos cuyo valor sea igual o inferior a 50 Uvt se pueden depreciar en su totalidad en el mismo año de adquisición. Bien, si se opta por esta posibilidad, si el activo es productivo, no se puede utilizar la deducción especial de que trata el artículo 158-3 del estatuto tributario:

Así lo estimó la Dian mediante oficio  086136 de septiembre de 2008:

Pregunta Nro. 1. ¿Los activos fijos reales productivos, que dan derecho a la deducción del artículo 158-3 del Estatuto Tributario, cuyo valor de adquisición sea inferior a 50 UVT, se pueden depreciar en su totalidad en el mismo año en que se adquieran, de acuerdo con lo previsto en el artículo 6º del Decreto 3019 de 1989?

Es importante recordar que la deducción por inversión en activos fijos reales productivos procede siempre y cuando se cumplan las condiciones previstas en el artículo 158-3 del Estatuto Tributario, en concordancia con el Decreto Reglamentario 1766 de 2004.

El parágrafo del artículo 158-3 del Estatuto Tributario, establece:

“Parágrafo. Los contribuyentes que adquieran activos fijos depreciables a partir del 1° de enero de 2007 y utilicen la deducción aquí establecida, sólo podrán depreciar dichos activos  por el sistema de línea recta de conformidad con lo establecido en este Estatuto.” (Subrayado fuera de texto).

A su turno, el artículo 128 del Estatuto Tributario, autoriza la deducción por depreciación, en los siguientes términos:

“Artículo 128. Deducción por depreciación. Son deducibles cantidades razonables por la depreciación causada por desgaste o deterioro normal o por obsolescencia de bienes usados en negocios o actividades productoras de renta, equivalentes a la alícuota o suma necesaria para amortizar el ciento por ciento (100%) de su costo durante la vida útil de dichos bienes, siempre que éstos hayan prestado servicio en el año o período gravable de que se trate.” (Subrayado fuera de texto).

En concordancia con lo anterior el artículo 137 del Estatuto Tributario, señala:

“Artículo 137. Facultad para establecer la vida útil de bienes depreciables. La vida útil de los bienes depreciables se determina conforme a las normas que señale el reglamento, las cuales contemplarán vidas útiles entre tres y veinticinco años, atendiendo a la actividad en que se utiliza el bien, a los turnos normales de la actividad respectiva, a la calidad de mantenimiento disponible en el país y a las posibilidades de obsolescencia.”(Subrayado fuera de texto).

En el sistema de línea recta a que hace referencia el artículo 134 del Estatuto Tributario, el valor a depreciar del bien se distribuye en partes iguales en cada ejercicio contable durante la vida útil del activo. Para el efecto, la alícuota de depreciación anual se determina dividiendo el costo del bien entre la vida útil expresada en años.

Dicho de otra manera, el porcentaje a utilizar es igual en todos los años y se aplica sobre la misma base; por lo tanto, el gasto por depreciación deberá ser igual en cada uno de los años de vida útil.

Ahora bien, el artículo 6º del Decreto Reglamentario 3019 de 1989, establece:

“Artículo 6° Depreciación en un solo año para activos menores a partir de 1990. A partir del año gravable de 1990, los activos fijos depreciables adquiridos a partir de dicho año, cuyo valor de adquisición sea igual o inferior a $ 100.000 (50 UVT), podrán depreciarse en el mismo  año en que se adquieran, sin consideración a la vida útil de los mismos.

El valor señalado anteriormente corresponde al valor total del bien, incluyendo la totalidad de las partes o elementos que lo conforman y no se refiere al valor individual fraccionado de sus partes o elementos.

…”(subrayado fuera de texto)

Como se puede apreciar la deducción por depreciación autorizada por el artículo 6º, no tiene en cuenta la vida útil de los activos fijos, con lo cual se aparta del sistema de apreciación en línea recta y de los demás sistemas, que de acuerdo con la técnica contable, buscan reconocer en los resultados de cada ejercicio la contribución del activo a la generación del ingreso (Decreto 2649 de 1993, artículo 64).

Obsérvese igualmente que lo dispuesto en el parágrafo del artículo 158-3 es de carácter obligatorio y en contraste el artículo 6º del Decreto 3019 de 1989 es potestativo.

En consecuencia, los activos fijos reales productivos que cumplan los requisitos establecidos en el artículo 158-3 del Estatuto Tributario, en concordancia con el Decreto 1766 de 2004, solamente pueden ser depreciados por el sistema de línea recta. A contrario sensu, si el contribuyente ejerce la opción establecida en el artículo 6° del Decreto 3019 de 1989, no procede la deducción de que trata el artículo 158-3.

Aunque las razones que expone la Dian para impedir que se utilicen las dos opciones de forma simultánea son poco creíbles, considerando lo poco representativos que pueden ser estos activos, lo mejor es actuar con prudencia y no exponerse a cuestionamientos que a la postre pueden resultar complicados.

Actualización:

El contador público William Osoario Suarez muy amablemente nos ha recordado que la doctrina de la Dian sobre el respecto ha cambiado, y en efecto, mediante concepto 103512 de diciembre 17 de 2009, expuso  la Dian:

(…) Ahora bien, en este contexto, respecto a la depreciación, si bien el artículo 134 dispone tres alternativas para calcularla, el legislador impuso la utilización de un sistema específico, como es el de línea recta, lo cual supone que para calcular la deducción anual por concepto de depreciación, se toma el costo del activo y se divide entre el número de años de vida útil; al aplicar dicha fórmula se pretende que la depreciación sea igual en cada uno de los años de vida útil, por lo que la fórmula en comento relativa al sistema de depreciación en línea recta para establecer la deducción anual por concepto de depreciación no es incompatible frente a los denominados "activos menores".

En efecto, del tenor del inciso 1º del artículo 6° del Decreto Reglamentario 3019 de 1989 se establece, que la depreciación fiscal de activos cuyo costo sea inferior a 50 UVT se podrá realizar en el mismo año en que se adquieran, sin consideración a la vida útil de los mismos.

Que la expresión "sin consideración a la vida útil de los mismos" no implica el desconocimiento de la vida útil al momento de depreciar fiscalmente los activos menores; por el contrario, hace alusión a una vida útil especial diferente a la establecida de manera general en el artículo 2 del reglamento. Es decir que para el caso de los activos menores la norma contempló una excepción a la vida útil general de 5, 10 y 20 años, y tomó como vida útil teniendo en cuenta el menor valor del activo, el término de un año, tiempo en el cual podrá depreciar fiscalmente dichos bienes, lo cual no se aleja del sistema de depreciación de línea recta.

Igualmente de su tenor se establece que su aplicación es potestativa, ya que el contribuyente que adquiera dichos bienes puede depreciarlos atendiendo la vida útil general según la clase de activo, o bien puede optar por depreciarlos en el término de un año.

En consecuencia, cuando se trate de activos cuyo costo no exceda de 50 UVT es procedente el beneficio establecido en el artículo 158-3 del Estatuto Tributario, ya que, dichos bienes admiten depreciación por el sistema de línea recta atendiendo la vida útil de 20,10, 5 años, o atendiendo su costo, caso en el cual la vida útil es de un año, término en el cual podrá depreciarse. (...)

Así las cosas, los activos cuyo valor permita su depreciación en el mismo año, permiten utilizar también el beneficio de la deducción por inversión en activos fijos.

Temas relacionados

Siéntase libre de opinar


2 Opiniones
  1. hector o dice:

    correcto la dian ya revaluo este concepto .

  2. Carlos Andres dice:

    Desorientador este artículo.....................

    La DIAN emitió el concepto 103512 de fecha diciembre 17 de 2009 en donde revoca el oficio 086136, tema central de este artículo, así como el concepto 21915 del 4 de marzo de 2008 y adopta como nueva interpretación jurídica que para los activos fijos reales productivos cuyo costo no exceda los 50 UVT sí procede el beneficio del artículo 158-3 del ET.

    Dice el concepto. ".....cuando se trate de activos cuyo costo no exceda de 50 UVT es procedente el beneficio establecido en el artículo 158-3 del Estatuto Tributario, ya que, dichos bienes admiten depreciación por el sistema de línea recta atendiendo la vida útil de 20,10, 5 años, o atendiendo su costo, caso en el cual la vida útil es de un año, término en el cual podrá depreciarse."

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.