Deducibilidad de los cánones de arrendamiento de equipos de cómputo

Recientemente, se formuló a la Administración Tributaria el interrogante de si “¿Se pueden deducir del impuesto sobre la renta y complementarios los cánones de arrendamiento que se cancelan como contraprestación del uso de una serie de equipos de cómputo empleados en la actividad productora de renta?”.  Concepto 20770 de julio de 2015.

Se considera oportuno el transcrito cuestionamiento, para recordar lo consagrado en el Estatuto Tributario en torno a las expensas necesarias y a las limitaciones comunes a costos y deducciones.

En principio, pues, es debido manifestar que conforme al artículo 107 del E.T. ” son deducibles las expensas realizadas durante el año o período gravable en el desarrollo de cualquier actividad productora de renta, siempre que tengan relación de causalidad con las actividades productoras de renta y que sean necesarias y proporcionadas de acuerdo con cada actividad”.  (Resaltado por fuera del texto)

Acorde al citado referente, sería de inferir que en la medida que los mencionados cánones (por la utilización de una serie de equipos de cómputo) se enmarquen dentro los presupuestos de relación de causalidad, necesidad y proporcionalidad, podrán ser tratados  como deducibles en el impuesto sobre la renta.

En relación con precedentemente expresado, la autoridad tributaria precisa que “es dable colegir que los cánones de arrendamiento cancelados como contraprestación del uso de una serie de equipos de cómputo son deducibles del mencionado impuesto en las condiciones previstas por el artículo previamente reseñado, esto es, que tengan relación de causalidad con la actividad productora de renta y sean necesarios y proporcionales a partir de un criterio comercial”.  Concepto 20770 de julio de 2015

Clarifica además, esa misma doctrina, que “empero, como cualquier deducción, la aminoración estructural del impuesto consultada se encuentra sometida a las limitaciones previstas en la legislación tributaria, en particular los artículos 177, 177-1 y 177-2 ibídem (…)”.

Es decir, si bien al momento de decir sobre la deducibilidad de un gasto en particular, habrá de acudirse al concepto de expensas necesarias (de que trata el artículo 107 del E.T.), y será imperativo – también – el cumplimiento de las “limitaciones comunes a costos y deducciones” contempladas en ese mismo Estatuto, especialmente en los artículos 177 (“las limitaciones a costos se aplican a deducciones”), 177-1 (limites a costos y deducciones en ingresos no constitutivos de renta ni ganancia ocasional y en rentas exentas) y 177-2 (no aceptación de costos y gastos en operaciones gravadas con IVA).

Ahora, y aunque la Entidad no lo refiera, debe también observarse lo dispuesto en el artículo 771-2 del E.T. en cuanto a la procedencia de costos, deducciones e impuestos descontables.

Finalmente, se trae a colación la pregunta formulada a la DIAN y la expuesta posición doctrinal, no sólo con el ánimo reiterar aspectos normativos básicos de amplio conocimiento; sino con el propósito adicional de poner de presente como resultaría de simple el concluir de la deducibilidad o no de un gasto incurrido, por un contribuyente, a la luz de tales preceptos legales básicos.

Pero esa aludida “simplicidad” o “sencillez” se torna, en la practicidad, en enorme complejidad (y particularmente en procesos de discusión con la Administración), especialmente en la validación de los conceptos de relación de causalidad, necesidad y proporcionalidad; prueba de ello, bien podrían ser continuos pronunciamientos jurisprudenciales del Consejo de Estado (ejemplos los referidos a las estampillas, a las indemnizaciones y a las contribuciones a las Superintendencias, entre otros).

En apariencia, pues, se podría afirmar que es debidamente atendida la consulta del formulador del interrogante; pero de fondo, es forzoso expresar que es a él mismo a quien le compete concluir la deducibilidad o no de los cánones de arrendamiento, pues sólo él podrá evaluar y sustentar la totalidad de los presupuestos normativos antes enunciados.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.