Del beneficio a la continuidad en el contrato de arrendamiento previsto en el artículo 518 del C. de Co.

Siguiendo nuestra línea editorial, hacemos eco de múltiples desasosiegos de nuestros amables visitantes expuestos a través de los diferentes apartados del blog, en cuanto a la aplicación del Artículo 518 del C. de Co., frente al derecho legal de renovación del contrato de arrendamiento de inmueble destinado a actividad mercantil, bajo la figura de establecimiento de comercio.

A manera referente, extraemos del texto legal, superando las excepciones que contrae:

“…ARTICULO 518. <DERECHO DE RENOVACION DEL CONTRATO DE ARRENDAMIENTO>. El empresario que a título de arrendamiento haya ocupado no menos de dos años consecutivos un inmueble con un mismo establecimiento de comercio, tendrá derecho a la renovación del contrato al vencimiento del mismo, …”

Esto es, para el arrendatario poder acceder a la continuidad contractual, una vez cumplidos dos años consecutivos con el contrato de arrendamiento, requiere reunir tres condiciones:

  1. ser empresario,
  2. ocupar el inmueble con el mismo establecimiento de comercio, y
  3. tener la renovación del contrato.

Dentro del contexto de la norma en cita, el “ser empresario”, conlleva necesariamente la inscripción del arrendatario en el Registro Mercantil de la Cámara de Comercio del lugar donde desarrolle su actividad mercantil; el ocupar el inmueble arrendado con “un mismo establecimiento de comercio” en los términos del Artículo 515 del C. de Co., amén de lo anterior, significa que si el inmueble con dos años de permanencia fue arrendado para cafetería, esta destinación no puede cambiarla el arrendatario para restaurante o taberna, esté o no, registrada en la Cámara de Comercio.

Ahora,  la tercera, es la que más connotaciones contractuales y legales presenta, comenzando por decir, que muy, pero muy pocas veces la ley colombiana, es tan clara como el agua; cumplidos los dos requisitos previos, se tiene derecho legal a la RENOVACION DEL CONTRATO, esto es, como lo tratábamos en editorial previo, a “Sustituir una cosa vieja, o que ya ha servido, por otra nueva de la misma clase”, o lo que es lo mismo, a modificar o cambiar alguna, o algunas estipulaciones que ya han servido, por otras de la misma clase, por lo general el aumento del canon, sin que imponga la constitución de uno nuevo o diferente, valiendo la precisión, en cuanto que, SE TIENE DERECHO LEGAL A LA RENOVACIÓN, pero NO a la PRORROGA DEL CONTRATO, ya que esta equivale a  “Continuar, dilatar, extender algo por un tiempo determinado”, es decir, mantener el contrato tal cual se estaba ejecutando, como igualmente lo habíamos delimitado anteriormente.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

3 Opiniones
  1. Daniel dice:

    Nooo, ¿de dónde sacan que "empresario" es aquel que está inscrito en el registro mercantil?. El registro es una obligación del comerciante y el cumplirla le da presunción de ser comerciante pero el registro no hace a un empresario, no tiene nada que ver. Pero si un empresario tiene un establecimiento de comercio donde ejecuta actos de comercio pero no está registrado esto no lo quita su condición ni de comerciante ni de empresario. Estoy de acuerdo con el resto del artículo.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.