Del medio de pago en efectivo a la bancarización para efectos de la aceptación de costos, deducciones, pasivos e impuestos descontables

En menos de dos meses empieza el año o periodo gravable 2014 y con él la aplicación del artículo 771-5 del Estatuto Tributario[1] que señala la obligación de utilizar los medios de pago dispuestos por los bancos y controlar los pagos en efectivo para efectos de la aceptación de costos, deducciones, pasivos e impuestos descontables.

Lo anterior debido a que sólo tendrá total reconocimiento fiscal los pagos realizados mediante depósitos en cuentas bancarias, giros o transferencias bancarias, cheques girados al primer beneficiario, tarjetas de crédito, tarjetas débito u otro tipo de tarjetas o bonos que sirvan como medios de pago en la forma y condiciones que autorice el Gobierno Nacional, o si se cancelan en especie o se emplea alguno de los demás modos de extinción de las obligaciones distintos al pago en efectivo, previstos en el artículo 1625 del Código Civil y demás normas concordantes.

Mientras que si el medio de pago es el efectivo los costos, deducciones, pasivos e impuestos descontables tendrán un reconocimiento fiscal parcial al limitarse a la gradualidad señalada en el parágrafo 1 del mencionado artículo 771 – 5, donde se toma el menor valor entre lo pagado, las unidades de valor tributario – UVT y los costos y deducciones totales:

No. año

Año gravable

Lo pagado

UVT

Costos y deducciones totales

Primer

2014

85%

100.000

50%

Segundo

2015

70%

80.000

45%

Tercero

2016

55%

60.000

40%

Cuarto y siguientes

2017

40%

40.000

35%

Conforme a lo anterior supongamos que para el año gravable 2014 los costos y deducciones serán de $1.000 millones de los cuales $600 millones corresponden a pagos realizados en efectivo (deducibilidad parcial), lo pagado durante dicho periodo sumaria $1.200 millones, entonces:

El primer criterio correspondiente a lo pagado sería de $1.020 millones (1.200 X 85%), el segundo $2.748,5 millones (100.000 X 27.485[2]) y el tercero $500 millones (1.000 X 50%), de tal manera que se toma como límite gradual el menor valor de los tres criterios, esto es $500 millones y por lo tanto de los $600 millones de costos y deducciones pagados en efectivo únicamente serán deducibles el valor de $500 millones y los $100 millones restantes no se podrán deducir en la determinación de la base gravable del impuesto sobre la renta.


[1] Declarado exequible por la Corte Constitucional mediante la sentencia C-249 del 24 de abril de 2013

[2] UVT aplicable para el año o periodo gravable 2014 según la Resolución 000227 del 31 de octubre de 2013

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.