Delimitación legal de la adopción por Parentesco

Aun es consulta recurrente en la Práctica Profesional, cuando ante embarazos no deseados de sus hijas, los niveles de intolerancia que afectan definitivamente la vida de padres primerizos, el total desentendimiento de estos con sus hijos, la permanente imposibilidad física o legal de atención, o en el mejor de los casos, al asistir al sufrimiento diario de sentirlos encartados bajo el esquema de “niños criando niños”, bajo una proyección muy colombiana, los abuelos se afanan  en asumir el protagónico papel de protectores de sus nietos de manera imperativa y absoluta, pero, a condición de romper todo nexo con los padres biológicos, para asumirlos como propios.

Siendo menos frecuente pero en la misma línea, la consulta en cuanto si los familiares más cercanos, hermanos, primos, tíos pueden adoptar consecuentemente a sus hermanos, primos y/o sobrinos, desarrollaremos dos editoriales al respecto.

Bajo la inspiración suprema de la Declaración Universal de los Derechos del Niño de 1924, y la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989, disponente que los menores tienen derecho desde su nacimiento a conocer a sus padres y a ser cuidados por ellos, a mantener relaciones personales y contacto  directo de modo regular cuando estén separados de uno o de ambos padres, salvo cuando las circunstancias lo exijan; con el objeto de conservar el interés superior del menor, descendemos a las precisiones legales en cuanto existen tres clases de relaciones reciprocas o parentescos: de sangre o consaguinidad, de afinidad, y de relación civil, de los cuales solo nos ocuparemos del primero y el ultimo que son los que verdaderamente guardan relación con el tema que nos ocupa.

El parentesco de sangre o consanguíneo, lo define el Artículo 35 del Código Civil como “…. la relación o conexión que existe entre las personas que descienden de un mismo tronco o raíz o que están unidas por los vínculos de la sangre…”, siendo asi como dentro de este, existen grados, que se cuentan por el numero de generaciones, siendo el primer grado de consaguinidad la relación padres-hijos, el segundo grado  nieto-abuelo, el tercero, tío-sobrino, etc; y líneas, siendo: a) recta o directa, cuando se cuenta bajando o subiendo del tronco familiar; si se cuenta bajando de uno a uno, es descendiente, padre, hijo, nieto, bisnieto, tataranieto, etc, y cuando se cuenta subiendo de uno a uno, se llama ascendiente, hijo, padre, abuelo, bisabuelo, tatarabuelo, etc; b) colateral, formada por las personas que no descendiendo unas de otras, si lo hacen procediendo de un tronco común: hermano y hermana, hijos del mismo padre o madre; sobrino y tío que proceden del mismo tronco, el abuelo; c) transversal u oblicua, contándose los grados por el número de generaciones desde el uno de los parientes hasta la raíz común, y desde éste hasta el otro pariente. Así, dos hermanos están en segundo grado; el tío y el sobrino en tercero, etc. 

El parentesco civil, lo define el Artículo 50 del Código Civil modificado por el Artículo 100 del Decreto 2737 de 1989, como “…el que resulta de la adopción…”, mediante el cual la ley estima que el adoptante, su mujer y el adoptivo se encuentran entre sí, respectivamente, en las relaciones de padre, de madre, de hijo, y el hijo adoptado, recíprocamente con los parientes consanguíneos o adoptivos del adoptante.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.