Depreciación no contabilizada en ejercicios económicos anteriores se puede registrar y deducir del impuesto sobre la renta

Existen casos en los cuales los entes económicos contribuyentes del impuesto sobre la renta por negligencia o estrategia no contabilizan el costo o gasto por depreciación de la propiedad planta y equipo y mucho menos solicitan la deducción en el año gravable en que correspondía, debiendo manejar la omisión de una forma diferente en cuanto al registro de la depreciación omitida y su pretendida deducción.

En cuanto se refiere a los aspectos contables las omisiones se corrigen en el ejercicio económico en que se detecten, por lo tanto la depreciación omitida en los años anteriores se debe registrar en el ejercicio económico en que se advierta el hecho, conforme lo señala el artículo 106 del decreto 2649 de 1993:“(...)

Reconocimiento de errores de ejercicios anteriores. Las partidas que correspondan a la corrección de errores contables de períodos anteriores, provenientes de equivocaciones en cómputos matemáticos, de desviaciones en la aplicación de normas contables o de haber pasado inadvertidos hechos cuantificables que existían a la fecha en que se difundió la información financiera, se deben incluir en los resultados del período en que se advirtieren." (Subrayado fuera de texto)

Con relación a los aspectos fiscales el artículo 128 del Estatuto Tributario establece que son deducibles las cantidades razonables por depreciación “...equivalentes a la alícuota o suma necesaria para amortizar el ciento por ciento (100%) de su costo durante la vida útil de dichos bienes, siempre que éstos hayan prestado servicio en el año o período gravable de que se trate”, condicionándolo a que el contribuyente haya usado los bienes en la actividad productora de renta del año o periodo gravable en que se deduce; por lo tanto considero que la inclusión de la depreciación de años anteriores es deducible en el año gravable en que contablemente se corrige, siempre y cuando el bien haya sido utilizado en la actividad productora de renta de dicho año.

Sin embargo la DIAN podría hacer extensivo (interpretar) los requisitos que deben cumplir las expensas generales[1] en cuanto a tener una relación de causalidad y proporcionalidad con la actividad productora de renta de cada año gravable, situación que no se cumpliría cuando se corrige la omisión de la depreciación de años anteriores porque se estaría aumentando las deducciones sin que dicho aumento haya incrementado la renta.


[1] Artículo 107 del Estatuto Tributario

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.