Derechos de autor en el servicio de fotocopiadoras

Como todo buen ciudadano, es seguro que usted conoce que está prohibido sacar fotocopias de un libro sin la autorización expresa de su autor, y también es seguro que usted nunca lo habrá hecho sin la respectiva autorización.

Sin embargo, vemos que en todas partes se fotocopian de forma masiva toda clase de libros, y es de dudar que alguien se tome el trabajo de solicitar autorización al autor de libro, y menos que el operario de la fotocopiadora, para poder fotocopiar el libro, exija que se le aporte la respectiva autorización.
El legislador consciente de la problemática que representa el fotocopiado masivo y sin autorización de los libros, actividad que se desarrolla desde colegios hasta las más prestigiosas universidades, pasando por la fotocopiadora ubicada en el más humilde de todos los barrios, se puso en la tarea de reglamentar de alguna forma esta realidad.

Para ello expidió la ley 98 de 1993 que ha considerado:

Artículo  26.  Todo establecimiento que ponga a disposición de cualquier usuario aparatos para la reproducción de las obras de que trata esta Ley o que efectúe copias que sean objeto de utilización colectiva y/o lucrativa, deberá obtener autorización previa de los titulares de los derechos correspondientes a tales obras, bien sea directamente o bien mediante licencia otorgada por la entidad de gestión colectiva que designe para tal efecto la Cámara Colombiana del Libro.

Artículo 27. Los autores de obras literarias científicas o culturales conjuntamente con los editores de las mismas, tendrán derecho a participar de una remuneración compensatoria por la reproducción de tales obras al amparo del artículo anterior.

Como resulta un imposible que cada persona que necesita fotocopiar un libro se ponga en la tarea de pedir autorización a su autor, la ley ha considerado delegar el otorgamiento de esa autorización  a una entidad, que de forma general autoriza a los establecimientos que prestan el servicio de fotocopiadora.

Es por eso que todo establecimiento que preste el servicio de fotocopiadora, debe obtener el respectivo certificado expedido por el Centro Colombiano de Derechos Reprográficos, con el cual se entienden autorizados a fotocopiar cualquier libro, para lo cual deberá pagar una importante suma de dinero a dicho centro, el cual posteriormente distribuirá esos ingresos a los diferentes autores en los términos del artículo 27 de la ley 98 de 1993.

Las universidades y colegios, por disposición del ministerio de educación [Directiva ministerial 01 de enero 9 de 2007], están obligadas a velar por que las fotocopiadoras ubicadas dentro de sus instalaciones cumplan con lo establecido por la ley 98 de 1993.

Sobre el respecto dice el decreto 1070 de 2008, expedido por el ministerio de educación:

Artículo 1°. Los establecimientos educativos que ofrezcan educación formal en cualquiera de sus niveles, preescolar, básica, media o las instituciones que ofrecen educación superior, o educación para el trabajo y el desarrollo humano, y las entidades de derecho público o privado que ofrezcan programas de capacitación dirigidos a terceros o a sus propios servidores, empleados o trabajadores, en los que se preste el servicio de reprografía deben contar con la autorización de los titulares del derecho de reproducción o de la sociedad de gestión colectiva que lo represente, para garantizar la debida protección del derecho de autor.

Artículo 2°. Las empresas o establecimientos de comercio que presten el servicio de reprografía, deben igualmente contar con la autorización de los titulares del derecho de reproducción o de la sociedad de gestión colectiva que los represente, para los mismos fines indicados en el artículo anterior

La tarifa que se debe pagar por cada centro de fotocopiado, está en función de la capacidad de reproducción del centro en cuestión, capacidad que se mide por el número de páginas que se pueden fotocopiar en un minuto, lo cual se supone cubre la indemnización por la utilización de los derechos de autor que posee  el autor de cada libro fotocopiado.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

4 Opiniones
  1. Andres dice:

    Absurdo. 1. Perjuicio para los pequeños negociantes 2. Como van a distribuir estos ingresos a los autores o editores? la misma cantidad para todos? van a controlar cuantas copias de cada autor o editor se toman?. La verdad creo que esa platica se perdió.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.