Derechos del depositante cuando la cosa depositada es vendida por los herederos del depositario

Cuando se encomienda la guarda de una cosa a una persona con la obligación de que la restituya cuando así sea determinado por quien la dio a guardar, estamos en presencia del contrato civil de depósito; una de las características principales de este contrato es su gratuidad, ya que lo único que tiene que pagar el depositante son las expensas invertidas para la conservación y  los perjuicios que la cosa le haya generado al depositario.

Si fallece el depositario y la cosa es vendida por los herederos de este ¿pierde el depositante el derecho sobre la cosa?

Cuando la cosa dada en depósito ha sido enajenada por los herederos del depositario, teniendo en cuenta lo establecido para la venta de cosa ajena en el código civil, pese a que la compraventa no transfiere el dominio es válido el contrato; ahora  es necesario además agregar que el depósito propiamente dicho como lo denomina el código civil se refiere a cosas muebles, lo cual facilita que tal circunstancia pueda darse.

Cuando los herederos del depositario venden la cosa dada en depósito, juega un papel muy importante en este acto la buena fe,  la cual se manifiesta en el hecho de no existir conocimiento de que la cosa era ajena, circunstancia que los libera respecto a los perjuicios que la venta haya podido causar al depositante.

Vendida la cosa depositada por los herederos del depositario, se generan una serie de derechos para el  depositante, por un lado podrá exigir a través de la acción reivindicatoria la restitución del bien; recordemos que la acción reivindicatoria de dominio puede intentarse con la finalidad de que se restituyan cosas corporales, raíces y muebles.

Si el depositante no quiere, no puede o resultare ineficaz la acción reivindicatoria, tendrá derecho a que los herederos le restituyan lo que hayan recibido como pago de la venta de la cosa; teniendo en cuenta lo anterior el depositante a su elección puede por sí mismo iniciar acción reivindicatoria o simplemente exigir a los herederos el pago de la cosa.

Por otro lado podrá el depositante solicitar que le sean cedidas las acciones que se derivan de la venta de la cosa; ya que puede darse el caso por ejemplo de que la cosa vendida no haya sido pagada,  en cuyo caso, en virtud de la cesión de las acciones que se derivan del contrato de venta al depositante, este podrá por incumplimiento en el pago, exigirlo o solicitar la resolución del contrato.

El código civil contempla estos derechos a favor del depositante en su artículo 2255, el cual señala lo siguiente:

“Si los herederos, no teniendo noticia del depósito, han vendido la cosa depositada, el depositante (no pudiendo o no queriendo hacer uso de la acción reivindicatoria o siendo esta ineficaz) podrá exigirles que le restituyan lo que hayan recibido por dicha cosa, o que le cedan las acciones que en virtud de la enajenación les competan”.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.