Inicio » Economía y finanzas. » (12 / 06 / 2010 )

Deuda pública y déficit fiscal

La deuda pública y el déficit fiscal es uno de los males que arrastran los países del tercer mundo que les impide salir del subdesarrollo.

La deuda pública y al déficit fiscal van de la mano, puesto que la deuda pública surge en el momento en que se presenta déficit fiscal, esto es cuando los gastos del estado superan sus ingresos, algo que siempre sucede.

El estado, o mejor, sus gobernantes, son expertos en gastar el dinero que no es suyo y que no tienen que pagar, razón por la cual, así hayan ingresos suficientes, siempre gastan más de lo que tienen, y claro, para ello tienen que recurrir a la deuda pública.

El déficit fiscal y la deuda pública crean un círculo vicioso del que es casi imposible escapar, porque en el año siguiente hay que dedicar recursos para pagar lo que se prestó en el año anterior, y en consecuencia el déficit se incrementa haciéndose necesario recurrir a más deuda,  y cada año el problema se repite y se agrava. Un círculo vicioso y oneroso.

La deuda pública no sería problema si esa deuda se invirtiera de tal forma que fuera recuperable, pero lamentablemente en nuestros corruptos países no es así. Los dineros obtenidos mediante deuda se gastan en burocracia, en mantener en el poder al partido gobernante de turno, etc., y no se invierte en elementos productivos que permita en el futuro obtener ingresos para amortizar la deuda.

La deuda pública es utilizada para lo que una familia utiliza un crédito que realiza en ocasión de los 15 años de su hija consentida, de suerte que en un abrir y cerrar de ojos el dinero ha desparecido sin dejar rastro; sólo queda la obligación de regresarlo, no sin antes pagar cuantiosos intereses.

Cada presupuesto, cada plan de desarrollo del país, sagradamente incluye el famoso déficit fiscal y la deuda pública, situación que no ha mejorado ni en los mejores tiempos de la economía, sino que por el contrario ha empeorado,  y seguirá empeorando mientras el estado no sea administrado como una empresa autosostenible, con criterio responsable y con un planeamiento en el largo plazo.

Opinar o comentar (Recuerda que somos de Colombia)

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.