Deuda pública

La deuda pública, también conocida como deuda soberana, es la deuda que  un estado mantiene con el conjunto de  sus acreedores, ya sean otros estados, entidades financieras,  empresas o particulares. El sector público de un país, al igual que  cualquier empresa o familia, tiene que financiar su actividad. La actividad  del sector público adquiere valor numérico a través  de  los presupuestos generales  que cada año elabora el estado.  El estado cuenta con  tres vías de ingresos: los impuestos, la creación de dinero o políticas monetarias expansivas y la emisión de deuda pública. Las tres vías  de ingresos conforman los pilares de la política económica de un gobierno para conseguir sus objetivos políticos.

Desde el punto de vista técnico, la emisión de deuda pública consiste en captar fondos en  los mercados financieros nacionales e  internacionales. Se realiza mediante la emisión de bonos u obligaciones de un valor nominal determinado,  con un plazo  de devolución determinado  y a un interés fijado mediante subasta. Lógicamente, en el momento de la emisión se adquiere la deuda.

Los objetivos  de la   emisión de deuda pública  suelen ser por un lado,  la financiación de inversiones de medio y largo plazo y  por otro,  la resolución de problemas de liquidez para afrontar pagos en el corto plazo,  derivados  de unos ingresos menores de lo  previsto  o de unos gastos mayores de lo previsto. Esto último es lo que se conoce como déficit público.

A nivel macroeconómico, más que el volumen absoluto de deuda pública de un estado, lo realmente importante es su relación con su producto interior bruto, PIB. Normalmente la deuda pública  se expresa en términos de porcentaje del PIB del estado.  Cuando la tasa de crecimiento del  PIB es menor que el interés de la deuda pública, el  déficit publico cobra especial relevancia, por cuanto la deuda pública  crece cada año rápidamente,  condicionando la credibilidad de un estado y afectando negativamente al desarrollo económico.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.