Deudas manifiestamente pérdidas o sin valor en el CREE

El decreto 187 de 1975 en su artículo 79 define que se entiende por desudas manifiestamente pérdidas o sin valor, dice textualmente “Se entiende por deudas manifiestamente pérdidas o sin valor aquellas cuyo cobro no es posible hacer efectivo por insolvencia de los deudores y de los fiadores, por falta de garantías reales o por cualquier otra causa que permita considerarlas como actualmente perdidas, de acuerdo con una sana práctica comercial”.

A su vez, el articulo 80 ibídem, establece las condiciones necesarias para que proceda la deducción por este concepto:

 Artículo 80. Para que proceda esta deducción es necesaria:

 1. Que la respectiva obligación se haya contraído con justa causa y a título oneroso.

2. Que se haya tomado en cuenta al computar la renta declarada en años anteriores o que se trate de créditos que hayan producido rentas declaradas en tales años.

3. Que se haya descargado en el año o periodo gravable de que se trata, mediante abono a la cuenta incobrable y cargo directo a pérdidas y ganancias.

4. Que la obligación exista en el momento de descargo, y

5. que existan razones para considerar la deuda manifiestamente perdida o sin valor.

A pesar de que la ley 1607 de 2012, permite la deducción por deudas manifiestamente pérdidas o sin valor, no es menos cierto que sujeta la procedencia de la deducción al decreto reglamentario, y ante la ausencia de claridad por parte del decreto 2701 de 2013, de forma remisoria se deben considerar los requisitos que contempla el decreto 187 de 1975.

Es esta medida, no cabe duda, de que a la luz de las normas es inoperante la deducción por castigo de deudas manifiestamente pérdidas o sin valor, bajo la premisa de que el CREE al ser un nuevo impuesto, imposibilita cumplir una de las condiciones necesarias para la deducción, este sin duda, fue un tema que debió prever el decreto 20701 de 2013, esperemos que el decreto reglamentario que anuncio el director de la Dian para corregir divergencias contemple esta medida, asimilando la provisión de cartera y en este caso la deducción por deudas manifiestamente pérdidas o sin valor al impuesto sobre la renta y extienda los requisitos de renta para este impuesto independiente. Aunque sería una medida anti técnica, sin duda es la mejor solución para evitar disparidades innecesarias en el CREE.

Nota: Esta reforma tributaria debe servir como ejemplo para tener en cuenta que es necesario un procedimiento de expedición de leyes tributarias un poco más técnico e impedir que personas ajenas al mundo de los tributos propongan y añadan incoherencias a la norma. Un procedimiento especial no es descabellado y eso lo demuestra la experiencia internacional.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.