Devaluación interna

La devaluación es la pérdida de valor que experimenta una moneda o método de pago en comparación con la moneda de otros territorios extranjeros. Este fenómeno se produce debido a los cambios en la demanda de una moneda concreta, ya sea debido al descenso en el valor percibido de la moneda propia o debido al aumento en el valor percibido de la moneda ajena. Hoy en día, donde la mayoría de estados están sometidos a un mercado y a un tipo de economía libres con baja o nula intervención del Estado, las situaciones de devaluación de la moneda se conocen con el nombre de "depreciación".

De esta manera, la devaluación interna no es más que forzar una situación en la que la moneda propia va perdiendo su valor de manera progresiva, y en la que la economía de un territorio se vuelve inferior a la economía del extranjero. Se fundamenta en la reducción de los costes laborales (básicamente, en la reducción del salario que se paga a los trabajadores) y en la correspondiente reducción de los precios que tienen los productos en el mercado. Se trata, en definitiva, de una política económica de aplicación y resultados a largo plazo que persigue restaurar la competitividad del territorio en el que se aplica a nivel internacional, así como restablecer el equilibrio en los presupuestos del Estado.

Los territorios que aplican una política de devaluación interna acostumbran a llevarla a cabo únicamente de manera ocasional, y como respuesta a una situación de crisis o con problemas económicos de carácter nacional. Se trata de una práctica cargada de polémica y que acostumbra a ir asociada con momentos de revueltas sociales, puesto que implica un descenso generalizado en el nivel de vida de los ciudadanos, reformas profundas desde el gobierno y cambios en el sistema legal del territorio en cuestión.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.