Devolución de aportes para mujeres y hombres que ingresaron al RAIS después de 50 o 55 años de edad

Empecemos por recordar el texto del artículo 61 de la ley 100 de 1993:

"Artículo 61. Personas excluidas del Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad. Están excluidos del Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad: 

a) Los pensionados por invalidez por el Instituto de Seguros Sociales o por cualquier fondo, caja o entidad del sector público;

b) Las personas que al entrar en vigencia el sistema tuvieren cincuenta y cinco (55) años o más de edad, si son hombres, o cincuenta (50) años o más de edad, si son mujeres, salvo que decidan cotizar por lo menos quinientas (500) semanas en el nuevo régimen, caso en el cual será obligatorio para el empleador efectuar los aportes correspondientes". (Texto original sin negrillas)

Como puede observarse, la ley permitió el ingreso al RAIS de los varones y las mujeres cuyas edades fueran iguales o superiores a los 55 y 50 años, respectivamente,  siempre y cuando se obligaran a cotizar al Sistema por lo menos 500 semanas.

Posteriormente, en la circular externa  0032 del 23 de mayo de 2007, el Ministerio de la Protección Social al ocuparse del tema en análisis, refiriéndose al art. 61 de la ley 100 de 1993, precisó:

“Aquellas personas que cumplieren la edad de 55 años para el caso de los hombres y 50 para las mujeres, y que de manera voluntaria deseen afiliarse al Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad, podrán hacerlo en los términos del literal b) del artículo 61 de la Ley 100 de 1993, con el compromiso de cotizar 500 semanas en dicho régimen. Para el caso, es importante tener en cuenta que no se podrá acceder a la pensión de vejez, ni a la devolución de saldos, previstas en dicho régimen, hasta tanto se haya cotizado por lo menos las citadas 500 semanas.” (He subrayado)

De la simple lectura del texto que se viene de transcribir se advierte que en dicha Circular el Ministerio le adiciona al texto del art. 61 de la ley 100 de 1993 la advertencia de que

“no se podrá acceder a la pensión de vejez, ni a la devolución de saldos, previstas en dicho régimen, hasta tanto se haya cotizado por lo menos las citadas 500 semanas.”

Pues bien, obrando de conformidad con lo anterior, los fondos privados que administran el RAIS se han negado a devolverles los aportes a aquellas personas que ingresaron al Sistema después de dichas edades y que por distintas razones no pudieron seguir cotizando hasta alcanzar a reunir las 500 semanas.

Pues bien, recientemente la Corte Constitucional se ocupó del tema al revisar dos sentencias de tutela en las cuales los jueces de las instancias habían negado el amparo solicitado por dos ancianas que consideraban que con la decisión del fondo de Pensiones y Cesantías Protección S.A. de negarse a reconocerles y devolverles los aportes efectuados a pensiones por intermedio de dicho fondo, aduciendo no tener derecho a dicho beneficio por no haber cotizado al menos 500 semanas, se les estaban violando sus derechos fundamentales a la vida digna, al mínimo vital y a la seguridad social, habida cuenta de que ya tenían la edad mínima requerida y que desistían de su empeño de consolidar su derecho pensional.

Aunque se trataba de dos personas de edad avanzada (77 y 78 años) los jueces habían considerado que la acción constitucional no era la vía adecuada para obtener tal beneficio.

La revisión de los fallos en comento estuvo a cargo de la Sala Cuarta de Revisión de la Corte Constitucional,  el magistrado ponente fue el Dr. Gabriel Eduardo Mendoza Martelo,  la sentencia de la Sala es la T-100 del 11 de marzo de 2015, y en ella esa Corporación dispuso tutelar los derechos fundamentales a la seguridad social, a la vida en condiciones dignas y al mínimo vital de las accionantes; revocar los fallos de los jueces de segunda instancia; y ordenar a Protección S.A., por intermedio de su representante legal o quien haga sus veces que, dentro de las cuarenta y ocho (48) horas siguientes a la notificación de la  sentencia, procediera a efectuar la devolución de saldos en favor de las demandantes.

Para resolver en la forma en que lo hizo, la Corte tuvo en cuenta las siguientes consideraciones:

“…, esta Sala de Revisión no puede desconocer la intención del legislador, el cual, de manera clara reiteró dentro de las discusiones adelantadas en el interior del Congreso para la adopción de SGSSS, que la persona que cotice a pensiones y, por diversas razones, no alcance a cumplir los requisitos exigidos para consolidar su derecho pensional, no perderá sus aportes pues ni los fondos privados ni el ISS podrán quedarse con ellos y, por el contrario, retornaran al afiliado bien por medio de la indemnización sustitutiva o por la devolución de saldos con sus respectivos rendimientos. 

“Del mismo modo, no se puede obviar los múltiples preceptos jurisprudenciales en los que se ha reiterado que dichos valores corresponden al ahorro del trabajador en el sistema de ahorro individual por lo que le pertenecen a este y es él quien puede disponer de los mismos y gozar de ellos. 

“En ese sentido, resulta contrario a derecho exigirle a una persona un pedimento que, por sus circunstancias fácticas particulares, a todas luces no va poder cumplir, para materializar la entrega de sus recursos y al retener esos dineros, el fondo de pensiones contraviene la intención del legislador, los postulados constitucionales e incurre en un enriquecimiento sin causa.” 

En conclusión, todos los afiliados al RAIS tienen derecho a la devolución de sus aportes, cuando no consoliden su derecho a la pensión.

En próxima columna se abordará el tema de la indemnización sustitutiva en el RPM.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.