Dian goza de amplias facultades para registrar las oficinas del contribuyente

La ley tributaria  ha revestido de amplias facultades a la Dian que le permiten registrar las oficinas e instalaciones del contribuyente prácticamente sin restricción, sin que exista una motivación convincente, sólo por si acaso, por meros rumores o sospechas.

El artículo 684 del estatuto tributario enumera las amplias facultades de fiscalización con que goza la Dian, y el artículo 779-1 del estatuto tributario autoriza el registro físico  de las instalaciones del contribuyente:

La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales podrá ordenar mediante resolución motivada, el registro de oficinas, establecimientos comerciales, industriales o de servicios y demás locales del contribuyente o responsable, o de terceros depositarios de sus documentos contables o sus archivos, siempre que no coincida con su casa de habitación, en el caso de personas naturales. (…)

Aunque la ley habla de una resolución motivada, eso no es del todo cierto, pues una simple sospecha o denuncia será suficiente para que la Dian ordene el registro, aunque probablemente  no será suficiente para poder decir con certeza que será suficientemente motivada.

Esa realidad la deja en evidencia la sentencia 19090 del 26 de febrero de 2014 con ponencia del magistrado Jorge Octavio Ramírez:

Para la Sala, estos hechos justifican suficientemente la orden de registro, toda vez que, conforme lo señala el artículo 684 del Estatuto Tributario, cuando la Administración tenga conocimiento de un hecho que constituye una posible inexactitud, se encuentra facultada para realizar las diligencias necesarias a fin de establecer el cumplimiento de la obligación tributaria. No es necesario que en el acto de registro se señalen de manera precisa las supuestas irregularidades en que incurrió el contribuyente, en tanto las mismas se encuentran sujetas a verificación y solo se constatará su existencia con el desarrollo de esa diligencia. En ese sentido, encuentra la Sala que la resolución de registro se encuentra debidamente motivada, habida consideración de que se fundamentó en las facultades legales que permiten la realización de esa diligencia y explicó la razón que condujo a tomar la decisión del registro, la cual se encuentra vinculada a las funciones legales de la DIAN para determinar la correcta determinación de los tributos.

Como se observa, un rumor, una denuncia anónima o una corazonada de algún funcionario de la Dian serán suficientes para motivar debidamente una orden de registro, pues no hace falta que la Dian demuestre algo concreto para que proceda el registro, entre otras razones porque para eso es el registro, para detectar, verificar o descartar situaciones irregulares.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.