Diferencia entre agente oficioso y tutela a través de apoderado

No se puede confundir la figura de la agencia oficiosa con el hecho de que una acción de tutela sea presentada por intermedio de apoderado; la agencia oficiosa es una figura mediante la cual una persona asume la vocería del titular del derecho fundamental cuando este no se encuentre en condiciones para ejercer su defensa; la Corte Constitucional ha señalado en sentencia T – 109 de 2011 los requisitos que debe contener la agencia oficiosa, un aparte de dicha providencia señala lo siguiente:

“i) La manifestación del agente oficioso en el sentido de actuar como tal; (ii) la circunstancia real de que los titulares del derecho fundamental no se encuentran, en este caso, en condiciones para promover su propia defensa,…; (iii) la informalidad de la agencia entre el agente y los agenciados titulares de los derechos; y la (iv) la ratificación oportuna por parte del agenciado de los hechos y de las pretensiones consignados en el escrito de acción de tutela por el agente…”

Como puede observarse de acuerdo a los requisitos que debe conllevar el actuar como agente oficioso, no es necesario para ello que la persona a la cual se le están vulnerando sus derechos fundamentales, le solicite al agente que actúe como tal; el agente puede actuar por iniciativa propia, claro está en defensa de la persona que está imposibilitada para hacerlo y siempre informando de su condición oficiosa.

Por otro lado, cuando se actúa por intermedio de apoderado es el tutelante el que directamente encomienda la interposición y tramite de la acción a su representante, quien siempre debe estar autorizado por poder, ya que de lo contrario será inadmitida la acción.

Hay que aclarar que así como el agente oficioso demuestra su interés al señalar en la tutela que actúa como agente, en defensa de quien no puede hacerlo por sí mismo dada su condición de vulnerabilidad, el apoderado debe a través del poder probar la legitimación en la causa para actuar como tal, entonces cuando la tutela se presenta por intermedio de apoderado está sujeta su admisión a la formalidad de presentar el poder con el escrito de tutela.

Por su parte la agencia oficiosa es menos formal toda vez que el agente puede actuar sin previa aprobación del agenciado, incluso el artículo 10° del decreto 2591 de 1991 señala que el  Defensor del Pueblo y los personeros municipales pueden actuar como agente oficioso.

Es de destacar que la acción de tutela, sea presentada por la persona cuyos derechos se le estén vulnerando, por un agente oficioso que acuda en su defensa o por un apoderado debidamente autorizado para ello, esta figura es una de las más garantistas en nuestro estado social de derecho, a la hora de solicitar que nuestros derechos fundamentales o individualísimos como también han sido llamados sean respetados.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.