Diferencial bancario

En términos generales se entiende por diferencial bancario la diferencia entre el coste que tiene para una  entidad de crédito obtener dinero u otro activo financiero  y el precio que cobra por prestarlo,  ya sea una cédula hipotecaria, un préstamo personal o la compra-venta de divisas.

El activo que se comercia en el mercado de divisas o  forex, acrónimo inglés de  foreign exchange,  son los denominados pares  de divisas, porque el valor de una divisa o moneda de un país se tiene que referir a otra para cuantificar su valor. Si bien los bancos centrales fijan diariamente el precio oficial de cambio de su moneda respecto al resto de monedas, el  mercado permanece permanente abierto de lunes a viernes fluctuando la cotización  en función de los  tipos de interés entre los distintos pares de divisas, de  factores geopolíticos y de los datos macroeconómicos indicadores de la fortaleza de una divisa como son  el PIB, el IPC o la tasa de desempleo.

Cuando  se realiza una operación con un par de divisas, siempre existe diferencia entre el precio de compra y el precio de venta: es el diferencial bancario o spread. Esto es, la diferencia de  precio al que una entidad de crédito te ofrece la moneda extranjera y el precio al que esa misma  entidad financiera te compra esa misma  moneda extranjera. Esta diferencia   es el beneficio  de la entidad financiera por actuar como intermediario  además de compensar el riesgo que asume en la compraventa de una divisa. Por eso,  cuando una persona viaja fuera de su país, la forma más económica de realizar la compra de divisas es a través de la tarjeta de crédito.  Ésta aplica el tipo oficial de cambio de cada  día, sin ningún coste de intermediación.

Desde el punto de vista  de la inversión  en divisas, o como cobertura de una actividad económica, el uso generalizado  de Internet  permite el acceso a brókeres online,   que son los intermediarios a través de los cuales se opera en  el mercado forex actualmente. Su disponibilidad tecnológica ha hecho mucho más competitivo y eficiente  al mercado, reduciendo los spreads a unos pocos puntos básicos. Esto permite  operar en estos mercados a muy corto plazo, beneficiarse de ineficiencias  de cotización entre distintas monedas e incluso disponer de  cuentas multidivisa  que  establecen  como moneda base aquella que resulte más atractiva en cada momento. Por ejemplo, aquellas cuyos bancos centrales ofrecen un  mayor tipo de interés.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.