Diferencias entre la letra de cambio y el pagaré

Las más de las veces nos hemos preguntado ya por curiosidad, ya por aquello de la duda, ya por verdadero interés del momento, que diferencias existen entre una y otra, si al fin de cuentas sirven para  lo mismo… “…deber plata…” !!!

No sería justo con la historia universal obviar aunque fuese una breve referencia a la evolución de las relaciones comerciales que dieron origen en la Europa Medieval a estas singulares formas de garantía personal hoy perfeccionadas en las formas que conocemos y nos abruman día a día.

Al fin de cuentas debemos conocer los orígenes para entender las diferencias…

Por curioso que parezca, el pagaré nace en ciudades del norte de Italia antes que la letra de cambio como necesidad de los mercaderes de la época para evitar el riesgo de llevar consigo efectivo en largos desplazamientos por caminos agrestes acechados por salteadores; asi las cosas, el mercader entregada el efectivo a un banquero local quien en constancia firmaba un documento prometiendo a su presentación devolverlo en un lugar distinto a quien se lo había entregado o a quien este designase.

La institución de la letra de cambio remonta sus orígenes con los judíos expulsados de Francia quienes para cuidar sus caudales en su peregrinaje por Europa en principio enviaban a través de comerciantes itinerantes cartas secretas de pago en favor de otros viajeros, negociantes y comerciantes fijos en otros lugares, quienes se obligaban por si, o dando instrucciones a un tercero, a hacer transferencias de dinero de una plaza a otra. En aquellos tiempos por lo general cada ciudad tenía una moneda de curso legal distinta por lo que una inadecuada traducción del término "lettre" en francés o "lettera" en italiano conducen al primer nombre "letra" al tiempo que, por tratarse de dos plazas diferentes con curso de monedas distintas, explica el complemento de la denominación "cambio" con que el instrumento se caracterizó

Asi encontramos como las diferencias se encuentran históricamente  originadas, incluso desde su nacimiento como documento, y permanecen en nuestro diario vivir;  en tanto  el pagaré se concibió como “promesa de pagar”, la letra de cambio, lo fue, como “obligación de pagar mediante cambio de moneda”.

En la misma forma, el nacimiento como interviniente, el pagaré lo crea el deudor, que es quien “promete pagar”, mientras que, por su parte, la letra de cambio la emite el acreedor  que es con quien, el deudor “se obliga a pagarle”.

En un contexto más amplio, el pagaré por lo general recoge el negocio jurídico que le da origen, en tanto la letra, siempre será abstracta, esto es, no  menciona el motivo o causa de la obligación de pagar del deudor.

Ya en un ámbito estrictamente de negocios, la letra cumple la función de financiar operaciones comerciales sencillas de corto plazo, mientras que el pagaré se orienta a financiar operaciones financieras complejas de largo plazo

Al efecto baste repasar los Artículos 671 y ss así como  709 yss del Código de Comercio

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.