Diferencias entre suscribir un contrato de comodato y constituir un derecho real de uso o habitación

Cuando la intención sea la de prestar un bien inmueble como por ejemplo una casa, para que terceros la habiten por determinado tiempo, es importante saber bien, bajo que figura se otorga el goce de este, ya que de lo anterior dependerá el momento en el que podemos recuperar el goce del mismo; ya que no es lo mismo constituir un derecho de habitación que suscribir un contrato de comodato.

Aunque ambas figuras tiene semejanzas en ciertos aspectos; por ejemplo que en ambas se puede otorgar el derecho de habitar una casa y la conservación de la misma corresponderá al habitador o comodatario, según el caso; sin embargo entre las dos existen importantes diferencias.

Cuando hablamos de derecho de habitación estamos frente a un derecho de carácter real, mediante el cual una persona puede habitar un bien por el término que se le haya otorgado en el acto de constitución, una vez constituido este derecho debe ser respetarlo hasta que llegue  el término señalado para que expire; este derecho solo puede constituirse sobre bienes inmuebles.

Por su parte el contrato de comodato, es un contrato unilateral mediante el cual se presta un bien mueble o inmueble para que se emplee en el uso convenido hasta el término  fijado, hay que destacar que el uso puede ser  habitarlo o cualquier otro; mientras que el derecho de habitación es exclusivo para habitar el bien; esta es una de las características que los diferencian, sin olvidar que por un lado estamos frente a un derecho real y por el otro de un contrato unilateral que solo genera obligaciones para el comodatario.

La ventaja de constituir un comodato sobre el bien y no un derecho real de habitación, consiste en que, en el comodato el comodante tiene la facultad de conservarse la potestad de recobrar la cosa cuando a bien lo tenga, mientras que en el derecho de habitación se debe establecer el término que durará el mismo, ya que de lo contrario se entenderá constituido para toda la vida del habitador.

Ahora, ¿Por qué no constituir un derecho real de uso? El derecho real de uso es el goce limitado de una parte de las utilidades y productos de una cosa, por ejemplo: el goce que tiene juan de recibir parte del producido de la finca; si el objeto es que se use una casa como habitación, todo depende de quién sea el titular del derecho y el acto jurídico que pretenda realizar.

Lo más recomendable cuando se quiere prestar un bien inmueble es constituir un contrato de comodato, señalando en el contrato la facultad a favor de comodante de pedir la restitución del mismo en cualquier momento, lo cual se denomina comodato precario.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. willians alvarado dice:

    de que forma o manera puedo efectuar un comodato,cobrando una mensualidad que no aparezca reflejado en dicho contrato?es decir quiero dar un inmueble en comodato,para evitar contrato de arendamiento,sin embargo no quiero que aparezco reflejado en dicho comodato el monto de la mensualidad?gracias por la ayuda.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.