Discutir con la Dian ¡sí paga!

Por: Gerardo Castrillón A – Docente de Impuestos UNIAMAZONIA

Otro de los beneficios que no podía faltar y que siempre se repite en todas las reformas tributarias desde hace varias décadas, es el de las amnistías en los procesos de discusión de impuestos, tanto en los que se adelantan ante la misma Dian por vía gubernativa, como también los que han avanzado y se encuentran ya en la jurisdicción contenciosa administrativa en Juzgados Administrativos, Tribunales de lo contencioso administrativo o Consejo de Estado.

Recordemos que estos procesos han iniciado con un “Requerimiento Especial” cuando la DIAN se propone expedir una Liquidación de Revisión de cualquiera de sus impuestos llámese Renta, IVA, Retención en la Fuente, Consumo, CREE o también han iniciado con un “Pliego de Cargos” cuanto la DIAN se propone imponer una sanción por separado por no enviar información, por no cumplir requisitos de facturación o por hechos irregulares en la contabilidad entre las más comunes. Todos estos actos administrativos han debido expedirse antes del 23 de diciembre/14 para ser objeto de conciliación o terminación por mutuo acuerdo, como así se llama en los artículos 55 y 56 de la última Reforma Tributaria Ley 1739.

Este que es otro de los beneficios fiscales importantes de la reforma, si analizamos detenidamente, es lo que nos obliga a pensar que discutir con la Dian es un buen negocio y que corregir voluntariamente en muchos casos bajo el atractivo de reducir la sanción de un 160% a un 40% queda notablemente superada cuando se haya notificado antes de la entrada en vigencia de la ley requerimiento especial, liquidación oficial, resolución del recurso de reconsideración o resolución sanción ya que se pueden transar hasta el 30 de Octubre/15 el valor total de las sanciones, intereses y actualización, estableciendo como única condición que el contribuyente o responsable, agente retenedor o usuario aduanero, corrija su declaración privada y pague el 100% del impuesto o tributo, o del menor saldo a favor propuesto o liquidado; cuando se trate de pliegos de cargos y resoluciones mediante las cuáles se impongan sanciones dinerarias en las que no hubieren impuestos en discusión, la transacción operará respecto del 50% de las sanciones actualizadas. Para el caso de los procesos contenciosos administrativos cuando se haya presentado demanda de nulidad y restablecimiento del derecho y que ya se ha producido un desgaste administrativo mayor por parte de la DIAN, la conciliación opera pagando el 100% del impuesto en discusión y el 70% del valor total de las sanciones, intereses y actualización. Cuando el acto demandado corresponda a una resolución o acto administrativo mediante el cual se imponga una sanción, la conciliación operará respecto del 50% de las sanciones actualizadas, es decir igual que en vía gubernativa, recordemos que para estos casos no existe cobro de intereses ya que no es posible ni dado cobrar sanciones sobre sanciones.

Quién no se anima entonces a discutir así, si solo desde el punto de vista financiero corregir y pagar voluntariamente ante el llamado de la DIAN implica pagar de contado y disminuir el efectivo con unos costos financieros altos que afectan notablemente la liquidez de la Empresa. Muchos comerciantes entonces, prefieren enfrentar estas discusiones tanto en vía gubernativa como contenciosa administrativa, trabajar por varios meses y hasta años rotando este dinero con sus inventarios y cartera con la certeza de que al final a través de las utilidades generadas  con estos recursos tendrán los dineros necesarios para pagar sus declaraciones corregidas y /o sanciones, porque  finalmente haciendo cuentas, este tipo de amnistías, conciliaciones y terminación por mutuo acuerdo, terminan siendo decisiones muy rentables.

Aquí me estoy refiriendo a todas las discusiones ya sea las que se derivan de las investigaciones de la autoridad tributaria como la de los excesos y atropellos que muchas veces se cometen contra los contribuyentes. Un sencillo análisis financiero me permite visualizar y concluir lo rentable que son este tipo de decisiones, pues al final siempre en diciembre se nos aparece el Niño Dios con sus gabelas tributarias debajo del brazo.

Recordemos que los Municipios y Departamentos, mediante acuerdo u ordenanza respectivamente, pueden adoptar todo este tipo de beneficios tributarios que son legales, incluida la amnistía de intereses, pues será además su último año de gobierno y muchos necesitan solucionar sus problemas de caja para despedirse con más obras en la ejecución y cumplimiento de sus planes de desarrollo.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.