Inicio » . » (12 / 06 / 2010 )

Disminución del gasto público mejora el déficit fiscal pero…

La disminución del gasto público mejora el déficit fiscal pero en el mediano plazo puede ser una razón para que ese déficit fiscal se mantenga o hasta se incremente.

Durante el 2010 el gobierno ha anunciado la disminución del gasto público con el objetivo de disminuir el déficit fiscal que afronta el estado, déficit que se pretende bajar a un valor razonable que no comprometa la estabilidad financiera del país en el mediano y largo plazo. La meta del gobierno es terminar el año con un déficit fiscal del 4,5% del PIB para lo cual proyecta aplazar o disminuir el gasto público en casi 6 billones de pesos.

Si bien el anuncio es responsable, puesto que el gobierno no puede seguir gastando a manos llenas como lo hizo hasta el año 2008, tiempos en que la economía presentó uno de los ritmos de crecimiento más altos en su historia, es una medida que puede tener un gran efecto en el producto interno bruto del país.

Sucede que buena parte de la economía colombiana depende del gasto público. En la gran mayoría de municipios y en ciudades medias, el estado es el gran empleador, el gran motor de la economía [cuando no el único], y si el estado deja de gastar, se paralizará la economía de muchas poblaciones que no tienen un sector productivo privado que pueda solventar la disminución del gasto público.

Un país donde buena parte de la población depende del estado, ya sea como empleados, contratistas o como beneficiario de subsidios, no es capaz de asimilar adecuadamente una reducción considerable en el gasto público. El resultado será una caída de los ingresos de la población, de su capacidad de consumo, que al final afectarán el crecimiento económico.

La caída del PIB por cuenta de la disminución del gasto público, a la larga afectará el déficit fiscal por cuanto los ingresos del estado están directamente relacionados con el PIB, de suerte que si este disminuye o no crece, igual suerte tendrán los ingresos del estado.

Si la disminución del gasto público no va de la mano con una política que incentive de alguna forma la inversión privada que compense la caída de la inversión o gasto público, el efecto en el déficit fiscal de un recorte del gasto público podría ser nulo o incluso negativo, sobre todo en un país como el nuestro donde la economía es movida en gran medida por los dineros del estado.

Temas relacionados

Siéntase libre de opinar


En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.