Divorcio entre le economía real y la economía financiera

En el mundo millones de personas quedan sin trabajo, y a las que quedan con trabajo se les baja el sueldo, y  es sólo una muestra de la crisis por la que atraviesa la economía real, pero en cambio la economía financiera está mejor que nunca, los índices bursátiles baten record superando los mejores índices que se presentaron por allá en el 2007 antes del estallido de la crisis financiera.

Que la gente de a pie viva cada día en peores condiciones mientras que la bolsas de valores repuntan en una euforia total, es prueba irrefutable de que la economía financiera se ha divorciado de la economía real. Para la prensa económica y para los gobiernos, lo importante es que las bolsas repunten, y si ello sucede, dan por sentado que la economía marcha bien, que están haciendo lo correcto y siguen inmutables por ese camino.

El desempleo en países como los europeos marca tasas históricas, pero ello no preocupa a nadie porque las cotizaciones bursátiles están más altas  que nunca.

Que lo importante sea que a la bolsa la vaya bien aunque a la gente le vaya mal, es preocupante toda vez que deja en evidencia un cambio de prioridades perverso, puesto que todas las políticas económicas y monetarias se diseñan para que a los mercados financieros les  vaya bien, y no importa el desempleo, la precariedad salarial, el recorte de beneficios sociales, etc.

La agenda la  ponen los mercados financieros, lo cual no debería ser una gran sorpresa puesto que allí manda el todo poderoso sistema financiero que se ha tomado el control de los gobiernos a tal punto que ha logrado que todo gire en torno a él.

A los gobiernos les ha dejado de importar cómo la vaya el día a día del ciudadano común. Sólo le importa cómo le va a los indicadores macroeconómicos que nada dicen, excepto que la bolsa de valores repunta cada día, puesto que la bolsa sube y baja según uno que otro indicador macroeconómico, o político.

Pareciera que los índices bursátiles son los que miden ahora la salud de la economía en su conjunto, aunque en esos mercados no participe ni quiera el 1% de la población, y se ha dado por válido  que si a ese 1% la va bien, pues  a los demás también, o peor, tal  vez ya  no importa cómo le vaya a ese resto.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.