El divorcio. Generalidades

Cuando se tiene pareja quizá una de las más grandes y emocionales decisiones es la de dar el paso hacia la convivencia continua, bien en matrimonio, o bien, en unión libre, pero más allá de la estabilidad personal, emocional y familiar, sobreviene una de las consecuencias en principio tan siquiera considerada, el régimen económico que nace con aquella, y aunque nadie se casa o une proyectando separarse, es la realidad de la vivencia del día a día.

De esta forma, quizá las instituciones de mayor relevancia en la estructura de la familia más allá del régimen de unión de pareja, la constituyen la repartición de haberes, ya sea como consecuencia de la separación de bienes, o del divorcio, y más en este último, tanto por las causas que lo generan, las consecuencias que trae en el régimen patrimonial de la pareja, como por las secuelas familiares que deja.

Más allá de adentrarnos en eternas discusiones académicas, sociales o litúrgicas en cuanto si el matrimonio es un contrato civil, una institución social, o la simple unión de dos personas, nos detendremos en una de sus formas más comunes y porque no, “normales” de su disolución, ocupándonos de manera simple fuera de tecnicismos y formalidades en exponer diversos aspectos que lo rodean dentro del contexto que nos ha caracterizado, simplificar al máximo los veces agrios temas legales que no hacen más que complicarnos la vida.

En este orden de ideas, partimos de la base que el matrimonio, se disuelve por la muerte de uno o ambos cónyuges, y por el divorcio, y al efecto, tomaremos como definición de DIVORCIO, la acción de “separar o apartar personas que estaban juntas”, en el entendido que esa separación de personas, siempre, en todas las legislaciones del mundo y para todos los efectos, se entiende entre los miembros de la pareja, sin alcanzar a los hijos, esto es, como se reconoce ampliamente “ el vínculo termina respecto de la pareja, pero no de los hijos” para significar que el contrato, institución o unión, se disuelve respecto de los conyugues, pero no separa a los hijos de estos individualmente considerados.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.