Donde la ley dijo que sí la jurisprudencia dijo que no

El parágrafo 1 del artículo 65 del código sustantivo del trabajo señala que al finalizar el contrato de trabajo el empleador debe entregar al trabajador el estado de los pagos de las cotizaciones a seguridad social y parafiscales de los últimos tres meses, y que de no hacerlo, la terminación del contrato no tendrá efecto, pero la jurisprudencia de la Corte suprema de justicia ha dicho que eso no era lo que pretendía la ley.

La norma:

Para proceder a la terminación del contrato de trabajo establecido en el artículo 64 del Código Sustantivo del Trabajo, el empleador le deberá informar por escrito al trabajador, a la última dirección registrada, dentro de los sesenta (60) días siguientes a la terminación del contrato, el estado de pago de las cotizaciones de Seguridad Social y parafiscalidad sobre los salarios de los últimos tres meses anteriores a la terminación del contrato, adjuntando los comprobantes de pago que los certifiquen. Si el empleador no demuestra el pago de dichas cotizaciones, la terminación del contrato no producirá efecto. Sin embargo, el empleador podrá pagar las cotizaciones durante los sesenta (60) días siguientes, con los intereses de mora.”

Cualquier desprevenido que consulte la norma se frotará las manos y pensará que con eso, y en una situación así, podrá exigir a la empresa que lo reintegre al trabajo, pero resulta que no, pues otra cosa entendió la sala laboral de la Corte suprema de justicia.

En múltiples sentencias (la última conocida es la 42120 del 17 de julio de 2013, MP Roge Mauricio Burgos Ruiz) la sala laboral de la corte suprema de justicia considera que “… la jurisprudencia tiene precisado, desde antaño, conforme al propósito de la norma en estos casos, que el objeto de tutela jurídica no es la estabilidad laboral, sino el pago de ciertas obligaciones laborales que, dada su naturaleza, merecen una protección reforzada y que esta protección debe estar armonizada con el principio general de la resolución contenido en todos los contratos de trabajo”, y termina por considerar que en este caso lo procedente es la indemnización moratoria contemplada por el mismo artículo 65.  En esa misma sentencia se transcriben apartes de la sentencia 35303 del 14 de julio de 2009, con ponencia de la magistrada Isaura Vargas Díaz, donde se revoca la decisión que tomó el tribunal en cuanto ordenó el reintegro de un trabajador con base al parágrafo 1 del artículo 65  del código sustantivo del trabajo. Un aparte:

Ahora, el Parágrafo 1° del artículo 29 de la Ley 789 de 2002, que modificó el 65 del C.S.T., no contempla el restablecimiento real y efectivo del contrato de trabajo, tan es así, que la norma consagra el pago posterior de las cotizaciones, dado que su finalidad no es otra que la de garantizar  el pago oportuno de los aportes de seguridad social y parafiscales. “

Sugerimos consultar las dos sentencias completas para comprender la posición de la corte, puesto que con estas pocas líneas no se logra.

Es interesante el criterio jurisprudencial que la Corte suprema de justicia tiene respecto a la aplicabilidad del artículo 65 del código sustantivo del trabajo, donde cuesta trabajo comprender la razón por la que  se muestra garantista frente a los intereses del empleador, lo cual parece contrastar con el espíritu que emana de la ley.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.