El dueño de la obra no responde solidariamente por las obligaciones parafiscales del contratista empleador

Consejo de Estado aclara que el dueño de la obra responde solidariamente con el contratista por las obligaciones salariales, prestacionales e indemnizatorias de éste, pero no por las parafiscales.

A raíz de una visita practicada por funcionarios del Servicio Nacional de Aprendizaje – SENA a una empresa de la construcción del Valle del Cauca, la Dirección Regional de la entidad oficial terminó imponiéndole a la empresa la obligación de pagarle al SENA la suma $210.866.145, por concepto de los aportes de las vigencias 2000, 2001, 2002 y 2003.

En esa ocasión los funcionarios encargados de la visita revisaron la información contenida en el auxiliar de la cuenta “Contratos de Construcción”  y hallaron que los pagos efectuados a los contratistas correspondían a actividades de mano de obra,  y concluyeron que sobre tales pagos se debía pagar aportes al SENA. No obstante, en la Resolución no fueron muy explícitos sobre las causas de dicho cobro.

La empresa interpuso el recurso de reposición aduciendo que la  resolución impugnada no contenía ninguna motivación que le permitiera deducir la razón por la que le exigían el pago de aportes; y advirtió que, en su calidad de empleador, había pagado oportuna y cabalmente la obligación a su cargo por los periodos exigidos.

La entidad estatal confirmó el acto recurrido.

En vista de lo anterior, la empresa acudió a la justicia administrativa solicitando que se declararan nulos los actos administrativos contenidos en las resoluciones a que se ha hecho alusión, por haber sido expedidos con falsa motivación e infracción de las normas jurídicas en que debían fundarse, “al incluir en la base para liquidar aportes patronales, sumas de dinero pagadas a terceros”.

Solicitó igualmente que a título de restablecimiento del derecho, se la eximiera del pago de los aportes irregularmente liquidados por la entidad demandada, y que se condenara en costas y agencias en derecho al SENA.

El Tribunal administrativo anuló los actos administrativos demandados al hallar configurada la causal de nulidad, por falta de motivación, del acto por el que modificó la liquidación de los aportes de los años 2000 a 2003.

El SENA apeló el fallo del Tribunal y el asunto subió al Consejo de Estado, el cual no encontró la falsa motivación alegada por la empresa y acogida por el inferior.

Sin embargo, el Consejo confirmó la sentencia del Tribunal pero por las razones que se resumen a continuación, y a título de restablecimiento del derecho, declaró que la empresa no estaba obligada al pago de suma alguna por concepto de aportes a favor del SENA por las vigencias 2000, 2001, 2002 y 2003».

Dijo la Corporación:

“En cuanto a la obligación de pagar los aportes al SENA, (…)

“Según el artículo 34 del Código Sustantivo del Trabajo13, los contratistas independientes son verdaderos patronos, no representantes ni intermediarios, de las personas naturales o jurídicas que contraten la ejecución de una o varias obras, por un precio determinado.

Si bien la disposición establece responsabilidad solidaria del dueño de la obra con el contratista, es sólo por los salarios, prestaciones e indemnizaciones a que tengan derecho los trabajadores, pero no en relación con los aportes parafiscales, entre éstos, los aportes al SENA.

13 El Código Sustantivo del Trabajo, art. 34 “CONTRATISTAS INDEPENDIENTES. <Artículo modificado por el artículo 3o. del Decreto 2351 de 1965. El nuevo texto es el siguiente:>/ 1o) Son contratistas independientes y, por tanto, verdaderos patronos y no representantes ni intermediarios, las personas naturales o jurídicas que contraten la ejecución de una o varias obras o la prestación de servicios en beneficios de terceros, por un precio determinado, asumiendo todos los riesgos, para realizarlos con sus propios medios y con libertad y autonomía técnica y directiva. Pero el beneficiario del trabajo o dueño de la obra, a menos que se trate de labores extrañas a las actividades normales de su empresa o negocio, será solidariamente responsable con el contratista por el valor de los salarios y de las prestaciones e indemnizaciones a que tengan derecho los trabajadores, solidaridad que no obsta para que el beneficiario estipule con el contratista las garantías del caso o para que repita contra él lo pagado a esos trabajadores.

La Administración sustenta la obligación exigida en la Ley 21 de 1982, pero esta normativa no consagra que el empleador sea responsable o deudor solidario por los aportes parafiscales que deban pagar sus contratistas independientes. Por el contrario, los aportes a que se refiere esta ley tienen origen en la relación laboral y la base de cuantificación la constituye el monto de sus respectivas nóminas, según lo prevén los artículos 914, 12 y 17.

“(…)”

Por lo anterior, no se dará prosperidad al recurso de apelación y, en consecuencia, se confirmará la sentencia apelada en cuanto anuló las resoluciones demandadas, pero por las razones expuestas en esta providencia.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.