¿Económicamente cuál es la mejor estrategia para hacer frente a los problemas de seguridad nacional?

El déficit fiscal y la reforma tributaria tienen una relación directa con el gasto militar derivado de la situación de conflicto interno que arrastramos desde hace décadas, situación que tiene un gran peso económico y que debe abordarse también desde el punto de vista económico.

Desafortunadamente Colombia pasa por momentos difíciles, no solo por los problemas de violencia interna, sino por los conflictos con los países vecinos, especialmente con Venezuela, país quien abiertamente se ha mostrado agresivo contra Colombia, enviando siempre un mensaje agresivo, belicoso, amenazante, tema que debe ser considerado dentro de la política estratégica colombiana, aspecto que sin  duda tiene una repercusión económica, que es lo que al final nos toca a todos.

Esta situación constante de amenaza interna y externa, es lo que obliga al estado a invertir en gasto militar, lo cual sin duda afecta la inversión en infraestructura,  lo que a su vez afecta la economía y a cada uno de los colombianos.

Dejando de lado conceptos como política, nacionalismo  y soberanía, y abordando el tema desde el punto netamente económico, sería conveniente asumir nuestra defensa de la manera más económica y efectiva posible.

Y es eso precisamente lo que al parecer está intentando el gobierno nacional con los acuerdos militares con los Estados unidos.

Una cooperación militar estadounidense  mejora la capacidad de defensa interna en la medida en que se contaría con el apoyo logístico a las fuerzas militares, lo que es muy efectivo y muy económico.

Prescindir de la ayuda norteamericana para combatir la delincuencia en el país, obligaría al estado a invertir más en defensa perjudicando la economía, y aun así no se tendría la misma efectividad.

Ahora, para hacer frente a las amenazas externas, basta con que en Colombia haya militares estadounidenses. Ese hecho es lo suficientemente disuasorio para cualquiera que tuviera intensiones de agredir al país. Y todo eso sin invertir un solo peso.

Por ejemplo, para tratar de equiparar la capacidad militar de Colombia con la de Venezuela, se requeriría invertir miles de millones de dólares que no se consiguen ni con 10 reformas tributarias, luego, no es una opción viable. Para defendernos de Venezuela, es más efectiva la presencia de un batallón del ejército americano que decenas de costosos aviones de combate y demás armamento de alto costo que no está a nuestro alcance.

Entrar en una guerra armamentista quebraría el país y por más esfuerzos que se hagan, de ninguna forma le permitiría estar seguros ante las amenazas internas y externas.

La cooperación militar con Estados unidos, además de ayudar a proteger al país de amenazas internas y externas, cumple con un objetivo estratégico muy importante, y es que con ello Venezuela iniciará una carrera armamentista sola, y será su economía la que sufrirá, carrera armamentista que no le servirá para nada, puesto que en el hipotético caso de una guerra con los Estados unidos, no le valdrá ningún armamento, será derrotada en cuestión de horas. Venezuela con su lenguaje belicoso y su armamentista, lo único que logrará será su atraso económico.

Es por ello que hoy en día nada justifica invertir en armas, puesto que por más dinero que se gaste, no habrá oportunidad alguna al tener que enfrentar el enemigo que todo el mundo ve en los Estados unidos. Con una carrera armamentista se arruinará la economía del país sin que se logre nada positivo.

En ese sentido, es más eficaz una cooperación militar y no embarcarnos solos en una tarea que nos arruinará y que no logrará el objetivo perseguido que es garantizar la seguridad del estado.

Recordemos que el mundo de hoy está gobernado  por la economía, no por las armas. Un ejemplo claro de ello es China. Estados unidos no se atreve a decirle nada a China, no porque le tema militarmente, sino porque la economía de los Estados unidos depende en gran medida de China, así que les toca portarse bien. Frente a China, a estados unidos no le sirve para nada su poderío militar, pues económicamente están atados a China.

Recordemos también que Estados unidos es una potencia militar, pero si bien han ganado las guerras, éstas derrotaron su economía.

Claro que la alianza militar con los Estados unidos tienen unos costos políticos y económicos, puesto que algunos vecinos mirarán mal a Colombia, costos que no se saben si serán superiores o inferiores a los beneficios...

Lo demás es política, soberanía y nacionalismo, sobre el cual no opinamos.

MÁS SOBRE >

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.