Efectos contables y fiscales en la venta de propiedad, planta y equipo

Cuando la junta directiva o la alta gerencia de un ente económico va tomar la decisión de vender propiedad, planta y equipo, deberá tener en cuenta la incidencia de esa operación extraordinaria en los estados financieros y las declaraciones tributarias.

Desde el punto de vista financiero se deberá considerar si el bien es objeto de depreciación, su valor neto en libros (costo histórico – depreciación acumulada) y la utilidad o perdida, mientras que fiscalmente la atención se centra en determinar la existencia de renta liquida gravable y/o ganancia ocasional.

Supongamos que el bien objeto de la venta es una maquina cuyo valor histórico es de $1.200 millones, vida útil contable y fiscal de 10 años, a la fecha de la venta tiene una depreciación acumulada de $360 millones (tres años) y se pactó como precio de venta $1.000 millones, entonces:

  1. Se calcula el costo de venta correspondiente al valor neto en libros $840 millones (1.200 – 360).
  2. Se determina la utilidad o perdida contable mediante la diferencia entre el ingreso y el costo de venta, en este caso fue una utilidad de $160 millones (1.000 – 840).
  3. Se contabiliza la operación económica extraordinaria, (i) aumento de caja o banco (débito) $1.000, (ii) disminución depreciación acumulada (débito) $360, (iii) disminución de la propiedad, planta y equipo – maquinaria (crédito) $1.200 y (iv) aumento ingreso no operacional – utilidad en venta (crédito) $ 160.

Aunque contablemente la operación económica por la venta de propiedad, planta y equipo generó una utilidad de $160 millones, esto no quiere decir que fiscalmente exista una renta bruta por el mismo valor que deba pagar el impuesto de ganancia ocasional, veamos:

  1. Se determina la renta bruta en la enajenación de activos[1] la cual está constituida por la diferencia entre el precio de la enajenación y el costo del activo o activos enajenados, $160 millones (1.000 – 840).
  2. Como se trata de activos fijos depreciables se toma la utilidad (renta bruta) resultante y se le resta el valor de la depreciación acumulada que en años o periodos gravables anteriores fueron solicitadas como deducción, en este caso toda la utilidad ($160) es renta líquida gravable porque es inferior a la depreciación acumulada ($360) y en consecuencia no existiría impuesto por ganancia ocasional.

[1] Artículo 90 del Estatuto Tributario

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.