Efectos tributarios de la venta de un activo antes de los dos años de su tenencia

Para las personas naturales, la venta de activos fijos antes de los dos años de su tenencia, puede tener importantes efectos tributarios.

Por regla general, la utilidad derivada de la venta de un activo fijo se considera ganancia ocasional, sin embargo, la ley tributaria ha considerado que si el activo enajenado ha permanecido por menos de dos años en poder del contribuyente, la utilidad no se considera ganancia ocasional sino renta líquida.

En efecto dice el artículo 300 del estatuto tributario:

(..)

No se considera ganancia ocasional sino renta líquida, la utilidad en la enajenación de bienes que hagan parte del activo fijo del contribuyente y que hubieren sido poseídos por menos de 2 años.

(…)

Lo especial de este tema es que la tributación de las personas naturales sobre la renta líquida y sobre la ganancia ocasional son independientes.

Por ejemplo, es posible que se deba pagar impuestos sobre la renta líquida pero no sobre la ganancia ocasional, o viceversa, o que se deba tributar sobre los dos conceptos.

Tanto en el impuesto a la renta como en el impuesto a las ganancias ocasionales, se tributa con base en la tabla que contienen el artículo 241 del estatuto tributario, tabla según la cual se paga impuesto a partir de 1.090 Uvt.

Así las cosas, si la renta liquida gravable es de 1.200 Uvt y la ganancia ocasional gravable es de 1.000 Uvt, se paga únicamente impuesto a la renta más no impuesto a las ganancias ocasionales.

Y es aquí donde se  ve el efecto que puede tener la venta de un activo que ha sido poseído por menos de dos años.

Supongamos que la renta líquida gravable de la persona natural es de 1.000 Uvt y vende un activo fijo que no ha estado en su poder por dos años y que le deja una ganancia ocasional de 500 Uvt.

En este caso, la ganancia ocasional se trata como renta líquida, de suerte que la renta líquida total del contribuyente será de 1.500 Uvt, debiendo pagar un impuesto considerable.

Si el mismo activo fuera vendido después de dos años de poseído, no se pagaría ningún impuesto, ya que la renta líquida sólo sería de 1.000 Uvt, rango sobre el que no se paga impuesto alguno y la ganancia ocasional sería de 500 Uvt, rango que tampoco paga ningún impuesto.

Es por ello que se precisa la necesidad de hacer un mínimo de planeación tributaria cuando se va a tomar una decisión importante como es la venta o incluso la compra de un activo importante.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.