Tengo contrato verbal de arrendamiento de vivienda y el arrendatario no me paga, ni se va ¿Qué hago?

Siendo consecuentes con nuestra realidad del día a día, no podemos desconocer que un importante número de Contratos de Arrendamiento de Vivienda Urbana, de local comercial, consultorios, oficinas, bodegas y parqueaderos, se perfeccionan a “la antigua”, de manera verbal, donde la buena fe mutua de los contratantes, prevalece en el lema de nuestros ancestros: “mi palabra es la ley”.

No obstante lo romántico y plausible de dicha referencia, en tanto se cumpla lo acordado-para el caso, el arrendatario pague su renta-, no se presenta ninguna dificultad, pero  cuando este se atrasa y la relación personal se debilita, el arrendador que decide “pedir el inmueble” y el arrendatario que “no se va”, es de encontrarse con la innegable realidad: para hacer valer judicialmente dicho contrato, en la práctica, no tiene nada.

Y enfatizamos “no tiene nada”, porque en nuestro arcaico sistema papelizado de justicia, al juez hay que materializarle el contrato de tal forma que pudiendo leerlo, esté en capacidad de vincular al arrendatario garantizándole su derecho de contradicción y defensa, para lo cual, en  el día a día y aunque no sea la figura exacta, el arrendador deberá “volverlo escrito”, y para esto necesitará de por lo menos 2 declaraciones extrajuicio notariales donde personas del entorno suyo, consignen en una manifestación jurada con fines judiciales –las más de las veces, susceptibles de ratificación en caso de desconocimiento por el arrendatario- las características propias del contrato verbal vigente con las precisiones de identificación tanto del inmueble por su descripción y linderos, como del nombre y apellidos de arrendador y  arrendatarios; del valor y periodicidad de la renta, así como de otras condiciones contractuales mínimas, como fecha de inicio, duración y terminación, pago de servicios públicos, prohibición o no de subarriendo, tolerancia con el recibo del pago de la renta más allá de la fecha convenida, destinación univoca del inmueble, y sobre todo, la causal de incumplimiento.

Una vez estas declaraciones extrajuicio firmadas por el Notario, harán las veces de contrato de arrendamiento “escrito” y entonces si, el arrendador podrá promover la Demanda Judicial de Restitución de Inmueble Arrendado por la causal estimada, que generalmente es la de mora en el pago de la renta.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.