El cálculo de la renta presuntiva no es aplicable a las personas naturales clasificadas en la categoría tributaria de empleados

Las personas naturales residentes en el país que pertenecen a la categoría tributaria de empleados deberán determinar el impuesto sobre la renta mediante la aplicación del sistema ordinario[1], sin que éste pueda ser inferior al Impuesto Mínimo Alternativo Nacional – IMAN[2].

De esa manera quedo redactado el artículo 330 del Estatuto Tributario introducido por el artículo 10 de la Ley 1607 de 2012, lográndose advertir la sustitución del sistema especial de renta presuntiva calculado conforme al patrimonio líquido del último día del año o periodo gravable inmediatamente anterior, por otro sistema presuntivo y obligatorio basado en los ingresos reales del respectivo periodo que una vez depurados[3] determinan la renta gravable alternativa que según al rango de la tabla[4] se obtiene el impuesto mínimo.

Adicionalmente y como refuerzo de la anterior conclusión se puede observar que el parágrafo 2 del artículo en mención señala:

“(...)

            El impuesto sobre la renta de las sucesiones de causantes residentes en el        país en el momento de su muerte, y de los bienes destinados a fines   especiales en virtud de donaciones o asignaciones modales, deberá   determinarse por el sistema ordinario o por el de renta presuntiva a             que se refieren, respectivamente, los artículos 26 y 188 de este Estatuto.

De la lectura del parágrafo transcrito y de acuerdo a lo advertido en el inciso 1 del artículo bajo estudio, se puede observar que la obligación de calcular la renta presuntiva únicamente aplicaría para las sucesiones ilíquidas y los bienes destinados a fines especiales, en ese sentido las personas naturales que fiscalmente son empleados sólo tendrían que comparar el impuesto calculado conforme el sistema ordinario con el impuesto mínimo (IMAN) para efectos de tributar sobre el mayor valor.

No obstante a lo anterior y a que en forma reiterativa la doctrina, la jurisprudencia y la misma normatividad tributaria a separado y diferenciado el sistema ordinario del sistema especial de renta presuntiva[5] para determinar la base gravable del impuesto sobre la renta, el Gobierno Nacional y la administración de impuestos podrían llegar a una conclusión diferente.

Actualización editorial . Contrario a lo señalado en éste editorial, el Gobierno Nacional mediante el parágrafo 1 del artículo 7 del Decreto 3032 del 27 de diciembre de 2013 decidió darle prevalencia al recaudo del impuesto sobre la renta que a la técnica señalada en la doctrina, la jurisprudencia y la misma normatividad tributaria que desde antaño ha separado y diferenciado el sistema ordinario del sistema especial de renta presuntiva, veamos:

Artículo 330 Estatuto Tributario

Parágrafo 1 artículo 7 Decreto 3032

“(...) El impuesto sobre la renta y complementarios de las personas naturales residentes en el país, clasificadas en la categoría de empleados de conformidad con el artículo 329 de este Estatuto, será el determinado por el sistema ordinario contemplado en el Título I del Libro I de este Estatuto, y en ningún caso podrá ser inferior al que resulte de aplicar el Impuesto Mínimo Alternativo Nacional -IMAN-a que se refiere este Capítulo. (...)” (negrita y subrayado fuera de texto)

Parágrafo 1.  Para los efectos de este artículo, el sistema ordinario de determinación del Impuesto sobre la Renta de que trata el artículo 330 del Estatuto Tributario comprende la determinación de la renta líquida en el contexto del artículo 26 y siguientes del Estatuto Tributario, observando lo dispuesto sobre la renta presuntiva, las rentas líquidas especiales, las rentas de trabajo, las rentas gravables especiales, así como el régimen de precios de transferencia y todo lo concerniente a la determinación del Impuesto sobre la Renta comprendido en el Título 1del Libro Primero del Estatuto Tributario. (negrita y subrayado fuera de texto)

Es importante resaltar que los decretos reglamentarios gozan de presunción de legalidad y deben ser aplicados hasta que no sean suspendidos o retirados del ordenamiento jurídico; así como también cabe anotar que la reciente reglamentación afectaría a las personas naturales pertenecientes a la categoría tributaria de empleado cuyos patrimonios líquidos sean elevados, ya que inicialmente deberán comparar el impuesto sobre la renta calculado conforme al sistema ordinario con el determinado conforme al sistema especial del renta presuntiva, para luego tomar el mayor valor de los dos y compararlo con el sistema presuntivo denominado Impuesto Mínimo Alternativo Nacional – IMAN y finalmente tributar sobre el mayor.


[1] Artículo 26 del Estatuto Tributario

[2] Artículo 331 ibídem

[3] Artículo 332 ibídem

[4] Artículo 333 ibídem

[5] Artículo 188 ibídem

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.